Macron sienta las bases para un encuentro entre Trump y Rohaní

El presidente de EE.UU no descarta el encuentro si las «circunstacias son correctas». Los dirigentes del G7 logran pactar un breve comunicado final sin apenas novedades

Trump y Macron cerraron la cumbre con una rueda de prensa conjunta
Trump y Macron cerraron la cumbre con una rueda de prensa conjunta

Redacción

Emmanuel Macron ha logrado cerrar una fructífera cumbre del G7 en Biarritz y sentado las bases para un encuentro histórico entre Estados Unidos e Irán, que rompieron relaciones en 1979 tras el triunfo de la Revolución Islámica. El acercamiento auspiciado por el presidente francés entre Donald Trump, y su homólogo iraní, Hasán Rohaní, abre la puerta a una reunión «en las próximas semanas» que por el momento no ha sido descartada por ninguna de las partes. «Si las circunstancias son correctas, estaría ciertamente de acuerdo», con esas palabras, Trump coronaba el deseo que había expresado Macron minutos antes en una rueda de prensa conjunta.

Irán ha sido uno de los temas que ha marcado la cumbre, entre otras razones por la inesperada visita del ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, en pleno debate político por la continuidad o revisión del acuerdo nuclear suscrito en el 2015, después de que Washington lo abandonara de forma unilateral y de que Teherán retomase las actividades de enriquecimiento de uranio por encima del límite permitido.

Trump dejó claro que estaba al tanto de la visita de Zarif y que fue informado de todos los detalles al respecto, algo que también confirmó Macron. El presidente francés, espera que «en las próximas semanas» se pueda seguir avanzando en esta línea de distensión y cerrar una «cumbre» entre Rohaní y Trump, aunque ha evitado dar detalles al respecto. Ambos líderes asistirán en principio a la sesión de la Asamblea General de la ONU que tendrá lugar en Nueva York en la segunda mitad de septiembre.

Trump está dispuesto «si las circunstancias son las correctas» y, aunque ha insistido en que él nunca habría firmado el pacto de 2015 -impulsado por su predecesor, Barack Obama- tiene «buenas sensaciones» sobre la posibilidad de lograr algún tipo de acuerdo. Para el inquilino de la Casa Blanca, las líneas rojas pasan por garantizar que Irán no obtenga armamento atómico, que ponga fin a las pruebas de misiles balísticos y ampliar las obligaciones de un hipotético acuerdo «a un período más largo de tiempo». Irán, añadió, tiene «un enorme potencial» y «puede ser una gran nación», pero «no puede tener armas nucleares».

La réplica de Macron fue taxativa. «Hay dos cosas muy importantes: Irán no puede tener nunca armas nucleares y la situación no puede amenazar la estabilidad de la región», subrayó. 

Breve comunicado final

Los líderes del G7 publicaron finalmente un breve comunicado final, pese a las tensiones previas a la cita que auguraban la ausencia de acuerdo. Sin embargo, el texto apenas contiene novedades. A parte de los temas comerciales, fiscales y medioambientales, se desestima la readmisión de Rusia, pese a la insistencia de Trump de invitar a Vladimir Putin (aunque dudó de la conveniencia de invitarle a la cita del 2020, año electoral en EE.UU.). Macron apuntó que «mientras la situación en Ucrania no se solucione» no es momento «de oficializar» el retorno de Moscú, aunque también dijo que es necesario incluir a Moscú en el diálogo multilateral. Los miembros del llamado formato Normandía (Rusia, Ucrania, Francia y Alemania) se reunirán en septiembre.

En cuanto al brexit, el primer ministro británico, Boris Johnson, confesó que las discusiones mantenidas no le hacen ser más optimista sobre la posibilidad de lograr un pacto. 

Trump quiere celebrar la próxima cumbre del G7 en su campo de golf de Florida

Esperanza Balaguer

Sobre los beneficios que le reportaría alojar a los mandatarios,  asegura que pierde dinero siendo presidente

El próximo G7 podría celebrarse en una de las propiedades de Donald Trump. El presidente promocionó el complejo de golf y vacaciones Trump National Doral Golf Resort que posee en Miami, Florida, como el lugar ideal para la cumbre del 2020, que le corresponde organizar.

La propuesta la lanzó durante la reunión que mantuvo con Angela Merkel en Biarritz. «Les encanta la ubicación del hotel», dijo Trump, que consideró que su principal atractivo sería su cercanía con el aeropuerto. «Realmente puedes estar allí en cuestión de minutos», añadió. Como si de un anuncio inmobiliario se tratara, describió el número de acres de la propiedad, los edificios que servirían para alojar a cada delegación y las salas de conferencias «geniales».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Macron sienta las bases para un encuentro entre Trump y Rohaní