Johnson se topa con el muro de Macron: ya no hay tiempo para renegociar el «brexit»

Aunque la idea de Merkel de intentar una solución alternativa a la frontera irlandesa en treinta días

Johnson no dudo en ponerse cómodo durante su encuentro en el Elíseo con Macron
Johnson no dudo en ponerse cómodo durante su encuentro en el Elíseo con Macron

París / E. La Voz

Emmanuel Macron se mostraba hasta ahora inflexible ante las exigencias de Boris Johnson sobre el brexit, pero este jueves se mostró dispuesto a avalar la idea de Angela Merkel de encontrar «en los próximas 30 días» una solución a la frontera irlandesa, la llamada backstop o salvaguarda.

Eso sí, con dos condiciones: que se garantice «la estabilidad en Irlanda y la integridad del mercado único». Y una advertencia no hay tiempo para renegociar el acuerdo de divorcio.

El primer ministro británico considera que el dispositivo que contiene la salvaguarda afecta a la soberanía del Estado británico y le impediría llevar a cabo una política comercial independiente de las normas de la Unión Europea, que es lo que pedían los británicos que votaron a favor del brexit. La salvaguarda que contiene el acuerdo negociado entre Bruselas y Londres, y que ha sido rechazado por el Parlamento de Westminster, prevé que a falta de una solución mejor todo el Reino Unido permanezca en un mismo territorio aduanero con la UE para evitar levantar de nuevo una frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

Johnson dijo que comprendía la preocupación que existe en torno a la integridad del mercado único pero, según él, podrían encontrarse respuestas técnicas para solventar las dificultades que se presenten, y aseguró que «en ningún caso el Gobierno británico impondrá controles en esa frontera».

El presidente francés que había dicho que «la renegociación en los términos propuestos por los británicos no es una opción», se mostró menos taxativo en el rechazo total a renegociar el brexit. Así aseguró que, aunque le pinten «como el más duro de la banda», lo cierto es que los británicos han tomado una decisión y «no sirve para nada intentar no aplicarla». Eso sí, sea cual sea el resultado de las negociaciones, está convencido de que «el futuro del Reino Unido se encuentra solo en Europa», algo que se verá con el tiempo «a pesar de las vicisitudes que vivimos hoy». Entre tanto, espera que estos 30 días que se dan para encontrar una solución «sea un mes útil» para el equipo de la UE dirigido por Michel Barnier y los negociadores británicos, que deben actuar «sin romper los equilibrios profundos del acuerdo de retirada».

Optimista

«Confío, igual que la canciller Merkel, en que nuestra voluntad de construir nos permitirá encontrar algo inteligente en estos 30 días si hay buena voluntad de una parte y otra», eso sí, no renuncia a que se establezcan plazos claros y que se muestre el deseo de terminar en el momento fijado. Considera que si no se presenta nada sobre lo que trabajar significará que «el problema es más profundo, más político, un problema político de los británicos», y en ese caso « debería ser su primer ministro quien tome una decisión », y no la UE.

Johnson se mostró optimista, igual que durante su encuentro con Merkel. Confía en que con «energía y creatividad podemos encontrar una solución» antes del 31 de octubre. Hay «tiempo suficiente», dijo el premier. Macron no lo cree así.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Johnson se topa con el muro de Macron: ya no hay tiempo para renegociar el «brexit»