El Open Arms pondrá rumbo a Baleares solo si se garantiza la seguridad a bordo

El Gobierno socialista acusa a la oenegé de haber rechazado desembarcar a los migrantes en Malta para forzar el pulso con el ministro Salvini

Un migrante reza a primera hora de la mañana del lunes a bordo del Open Arms, fondeado frente a Lampedusa
Un migrante reza a primera hora de la mañana del lunes a bordo del Open Arms, fondeado frente a Lampedusa

Madrid / colpisa

El Open Arms solo pondrá rumbo a un puerto Baleares si España e Italia disponen los medios necesarios para garantizar la seguridad de los 107 migrantes que permanecen a bordo. Y es que, tras 19 días de travesía, la situación en el barco de la ONG española se ha hecho insostenible, según insiste la tripulación. Preocupa especialmente la salud mental de las personas rescatadas, que, en muchos casos, arrastran un historial de abusos y violaciones desde su paso por Libia. Ha habido amenazas de suicidio y el domingo cuatro migrantes tuvieron que ser socorridos tras lanzarse al mar para tratar de alcanzar a nado la isla de Lampedusa, frente a la que el barco permanece fondeado desde el pasado viernes ante la negativa del ministro Matteo Salvini de permitir el desembarco.

Ante esta situación, el Open Arms sostiene que no solo es urgente, sino absolutamente necesario, atracar en el puerto italiano. «Con nuestro bote a 800 metros de las costas de Lampedusa, los estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG que haga frente, después de 18 días de espera, a otras 1.000 millas y tres días de navegación en condiciones climáticas adversas y con 107 personas agotadas a bordo», denunció la organización.

Este lunes el cruce de reproches entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la oenegé fue a más. Según la organización humanitaria, Madrid y Roma habrían alcanzado un acuerdo para llevar la nave al archipiélago balear, algo que, poco después, desmintieron fuentes de Moncloa, desde donde, además, se reclamó a los responsables del barco que «expongan sus necesidades y las del pasaje para navegar hacia España de forma segura».

Traslado en avión

Según desgranó después el responsable de la ONG en Italia, Riccardo Gatti, una solución podría ser que España envíe un barco a Lampedusa para hacerse cargo de los 107 rescatados o bien escoltarlos. Es una solución que ya se utilizó en parte hace un año con el Aquarius, que fue acompañado a Valencia por dos buques italianos en los que viajaron algunos de los rescatados. Gatti puso también sobre la mesa el desembarco en Italia para un traslado posterior en avión.

Carmen Calvo se mostró especialmente dura con el Open Arms y sus responsables. La vicepresidenta aseguró no comprender la actitud de la oenegé española. Según señaló, el buque tuvo la oportunidad de dirigirse en un primer momento a Malta, donde habría sido acogido. Es una versión muy diferente a la que ofrecen los cooperantes, quienes aseguran que el Gobierno de La Valeta solo les dio permiso para desembarcar a 39 personas rescatadas en aguas bajo su responsabilidad, pero en ningún caso al resto del pasaje.

La número dos del Ejecutivo recordó que el Gobierno ha buscado en todo momento una solución en el ámbito europeo, pero que la cerrazón de Salvini a abrir sus puertos ha impedido un rápido desenlace de esta nueva crisis migratoria. El último intento lo protagonizó el domingo Sánchez al ofrecer primero el puerto de Algeciras y después los de baleares al barco humanitario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Open Arms pondrá rumbo a Baleares solo si se garantiza la seguridad a bordo