Rusia admite que la explosión de un misil en el Báltico elevó la radiación hasta 16 veces

Cancelan la evacuación de una localidad próxima a la base en la que la se registró el accidente durante el ensayo nuclear

Putin presentó el nuevo misil nuclear el 1 de marzo del 2018 en su discurso anual ante el Parlamento
Putin presentó el nuevo misil nuclear el 1 de marzo del 2018 en su discurso anual ante el Parlamento

Moscu / Colpisa

Las autoridades de Rusia han cancelado la evacuación de una localidad situada cerca de una base militar Severodvinsk, en el mar Blanco (Artico), en la que el pasado 8 de agosto se produjo la explosión de un misil nuclear de crucero durante unos ensayos con un propulsor experimental. El anuncio llegó después de que Servicio Meteorológico de Rusia afirmara que los niveles de radiación nuclear en Severodvinsk se multiplicaran entre cuatro y 16 veces tras el incidente, que causó la muerte de cinco ingenieros rusos. Según declaró una fuente bajo condición de anonimato a la agencia TASS, los médicos que trataron a las víctimas han sido enviados a Moscú para ser examinados.

«Al mediodía del 8 de agosto del 2019 en seis de ocho puntos observados en Severodvinsk se registró un aumento de la dosis de radiación gamma de entre 4 y 16 veces en comparación con el nivel habitual para este territorio», reza la nota oficial difundida por la agencia meteorológicao. Aquel día, las autoridades locales admitieron que se detectó radiación en la ciudad, pero minimizaron el riesgo señalando que las dosis fueron muy bajas.

El Ministerio de Defensa ruso y el Kremlin guardan silencio en relación con el tipo de misil que hizo explosión en Severodvinsk, aunque admitieron que el incidente tuvo carácter atómico y que se trataba de un ensayo. Sin embargo, los especialistas creen que se trata del misil de crucero hipersónico Burevéstnik, SSC-X-9 Skyfall, según la denominación de la OTAN.

Este arma, según explicó mediante una animación en pantalla gigante el propio presidente Vladimir Putin el 1 de marzo del 2018, en su discurso anual ante el Parlamento, está dotada de propulsión atómica gracias a un pequeño reactor, lo que le confiere una autonomía ilimitada. Es además de rango intercontinental, puede ir provisto de cabezas nucleares y su vuelo a baja altura lo hace, al parecer, imposible de interceptar.

Temor a un nuevo Chernóbil

El presidente Donald Trump declaró el martes a través de Twitter que «Estados Unidos está aprendiendo mucho de la fallida explosión del misil en Rusia. Tenemos tecnología similar, aunque más avanzada». Afirmó también que la explosión «tiene a la gente preocupada». Y es que en Severodvinsk la población teme algo parecido a la catástrofe de Chernóbil. Las farmacias de la ciudad vendieron en pocas horas todas sus existencias de yodo, elemento químico que ayuda a evitar la absorción de isótopos radiactivos.

La incertidumbre creció el martes al conocerse que las autoridades habían pedido a los residentes de Nyonoksa, localidad situada cerca de la base, que la abandonen este miércoles mientras se realizan actividades militares en las inmediaciones, que se «desvinculan del accidente». La portavoz de la administración de Severodvinsk, Xenia Yudina, confirmó que «el departamento territorial de Nyonoksa fue notificado de las actividades planificadas de los cuerpos de mando militar», según informó la agencia de noticias Sputnik.

Horas después, cancelaba la evacuación, señalando que el Ejército «ha anunciado la suspensión de las actividades planificadas para este miércoles», por lo que los residentes en el poblado de Nyonoksa «no necesitan abandonar sus hogares», según la agencia rusa de noticias Sputnik.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rusia admite que la explosión de un misil en el Báltico elevó la radiación hasta 16 veces