Estados Unidos lanza un último intento para evitar que Turquía invada el norte de Siria

Negocia establecer una zona bajo control turco y el ejército sirio anuncia el fin de la tregua


NUEVA YORK / E. LA VOZ

La Casa Blanca lanzó este lunes un último intento para evitar que Turquía invada el norte de Siria con la esperanza de que prospere en las próximas dos semanas. Para ello, una delegación militar estadounidense llegó a Ankara para reactivar las negociaciones para establecer una zona de seguridad bajo control militar turco en la zona. Así lo comunicó el Ministerio de Defensa turco, horas después de amenazar con una intervención militar en la región.

«Las conversaciones con autoridades militares estadounidenses para establecer de forma coordinada una Zona Segura en el norte de Siria han empezado hoy a las 10:00 (7:00 GMT) en el Ministerio de Defensa en Ankara», indicó en su cuenta oficial de Twitter.

El anuncio se produjo al mismo tiempo que decenas de miles de militares turcos se reunieran cerca de la frontera. Ankara y Washington reanudan así las negociaciones mantenidas el 22 y 23 de julio pasados, cuando el enviado especial de Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, se reunió en la capital turca con el ministro de Defensa, Hulusi Akar, sin llegar a un acuerdo.

Este nuevo intento trata de suavizar la disputa que mantienen los dos países aliados de la OTAN por el apoyo de EE.UU. a los combatientes sirios kurdos que luchan contra el Estado islámico. Turquía los considera una amenaza terrorista para su propia seguridad.

La propuesta incluye una operación militar conjunta de EE.UU. y Turquía para proteger una franja sur de la frontera sirio-turca de 32 kilómetros bajo control de las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG).

Horas después de este anuncio, el ejército sirio anunció el fin de la tregua que decretó el pasado jueves en Idlib, en el noroeste del país, al considerar que las facciones armadas aliadas de Turquía no han cumplido con el acuerdo y Ankara ha permitido que continuaran los ataques contra la población.

Por su parte, Irán aprovechó para aumentar la presión sobre EE.UU. al poner en duda su poder militar mundial. El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad aseguró que su rival es incapaz de formar una coalición para escoltar a los petroleros en el golfo Pérsico, donde las provocaciones entre los dos países han aumentado desde mayo pasado. Washington intenta crear una coalición naval, pero sus aliados se resisten por el temor a desatar un conflicto en la región.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Estados Unidos lanza un último intento para evitar que Turquía invada el norte de Siria