Venezuela: sobrevivir con 3 euros al mes

«Yo me compenso con lo que me envían mis hijos», dice Ana Gregoria Tamayo, pediatra de 58 años, cuya madre es de Sada

El bolívar ha perdido ceros para enmascarar la inflación
El bolívar ha perdido ceros para enmascarar la inflación

caracas / corresponsal

El régimen de Nicolás Maduro hizo hace justo un año una reconversión monetaria en la que eliminó cinco ceros al llamado bolívar fuerte, transformándolo en bolívar soberano. También decretó un aumento de salarios que llevó el sueldo a unos 30 dólares mensuales.

Mediados 365 días y 445.582 % de inflación, el salario mínimo, en valores oficiales, es de 3,55 dólares mensuales (unos 3 euros) y los cinco ceros que habían desaparecido de la moneda están de vuelta: de 38 bolívares soberanos que costaba hace un año un euro, hoy se cotiza a 14.000 bolívares. Un fracaso que se combina con casi un 40 % de caída del PIB en el 2018 y un estimado adicional del 20 % para este. Si se mide en bolívares originales, que rigieron hasta el 2007, un dólar hoy vale 1,2 billones: una depreciación e inflación que en nada envidian a las de Zimbabue. Para ocultar la inflación, el chavismo ha quitado 8 ceros a la moneda.

La radicalización hacia el socialismo, programada por Hugo Chávez y seguida a rajatabla por Maduro, ha arrojado a más de 5 millones de venezolanos fuera del país desde el 2014.

«Nadie puede vivir con un sueldo de 40.000 bolívares [el costo medio de un kilo de carne]. Aunque nos dan bonos, con eso llego a unos 200.000 bolívares, pero hoy, solo los empleados públicos están ganando salario mínimo. Yo me compenso con lo que me envían mis hijos del exterior», dice Ana Gregoria Tamayo, pediatra de 58 años, cuya madre es de Sada, y trabaja en un hospital de La Guaira, ciudad costera cercana a Caracas. Sus hijos, desde Perú y Chile, le envían cada uno 100 dólares al mes, con los que puede sostenerse.

La velocidad de la inflación ha hecho inefectivo al bolívar y cada vez más el dólar se usa para cualquier compra, en cualquier sitio, lo que acrecienta los temores de lavado de dinero en Venezuela, apuntan algunos expertos.

Una «dolarización forzada» que, según el economista y diputado en el exilio en España, José Guerra, se traduce en mayor desigualdad entre quienes tienen acceso a dólares y los que deben vivir en bolívares. «El salario real seguirá cayendo mientras este régimen permanezca en el poder», indicó el exdirectivo del Banco Central de Venezuela.

Un ministro señalado

Mientras, la cancillería del régimen calificó de «acoso» la solicitud de captura internacional de Tareck El Aissami, ministro de Producción, acusado desde el 2017 por EE.UU. de narcotráfico.

El Aissami, de origen sirio y uno de los funcionarios más cuestionados del chavismo por sus supuestas relaciones con grupos extremistas islámicos, no tiene, sin embargo, alerta roja de Interpol. John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, señaló que los funcionarios del madurismo «deben aprovechar las puertas abiertas antes de que se cierren», para dejar el poder sin ser capturados por EE.UU. Algo que de momento no se plantea el ministro, quien dijo en un vídeo: «Seguiremos construyendo la patria de Bolívar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Venezuela: sobrevivir con 3 euros al mes