Los sectores radicales tratan de frenar un acuerdo entre Maduro y Guaidó

Los negociadores ven próximo un pacto para convocar elecciones antes de un año

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela
Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

Caracas / Corresponsal

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, anunció el domingo por la noche (hora local) que su equipo de negociadores ha vuelto a Barbados a fin de retomar «de manera expedita el mecanismo de negociación de Oslo, para lograr el cambio que ponga fin al sufrimiento de los venezolanos».

El régimen de Nicolás Maduro, que la semana pasada habló de «seis puntos, todos los cuales ya han sido acordados» no ha anunciado, en cambio, el envío de su delegación a la isla caribeña.

Mientras tanto, en el seno del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) comienzan a aflorar desacuerdos tan serios como los que tiene la propia oposición, en la que Guaidó ha visto erosionado su liderazgo como consecuencia de haber asumido una negociación que es impopular, pero que está avalada por la Unión Europea y por varios de los aliados más importantes del presidente del Parlamento en América Latina.

Según comentaron fuentes bien informadas a La Voz, hay prácticamente un acuerdo total para convocar elecciones antes de un año, que contarían con observadores y con el apoyo de la comunidad internacional, así como con el voto de los más de seis millones de venezolanos que han emigrado, o se han exiliado, de su país en los años en los que Maduro ha estado en el poder.

El principal obstáculo es la presencia del propio Maduro como gobernante durante este proceso, algo que es un punto fundamental para el PSUV y para la oposición: mientras que el mandatario y sus partidarios señalan que no dejarán el poder, para el grupo de Guaidó resulta fundamental que el «cese de la usurpación» sea el primer paso antes de convocar un proceso electoral que debe, también, pasar forzosamente por la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral y la disolución de la espuria Asamblea Nacional Constituyente. 

Diosdado Cabello se resiste

Desde el sector más radical del chavismo, sin embargo, el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, afirmó el fin de semana, que «personalmente» él se negaría a repetir unas elecciones presidenciales que en el 2018, en un proceso sin las mínimas garantías democráticas, le dieron a Maduro la victoria. «Si tengo que votar en contra, levantaré los dos brazos», sentenció el líder chavista.

Al mismo tiempo, desde el sector más radical de la oposición, el diputado Omar Ávila, del partido Vente Venezuela, rechazó «mantener un diálogo que solo oxigena al régimen», aunque anunció que mantiene su respaldo a un Juan Guaidó que cada vez se enfrenta a más críticas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los sectores radicales tratan de frenar un acuerdo entre Maduro y Guaidó