El Parlamento frena el «brexit» sin acuerdo que promete Boris Johnson

Los aspirantes a suceder a May discreparon en su último debate sobre la salida

Johnson y Hunt, durante el debate televisivo en ITV
Johnson y Hunt, durante el debate televisivo en ITV

londres / e. la voz

Los diputados británicos impidieron por un solo voto que se suspenda el Parlamento las próximas semanas con el claro objetivo de que el próximo primer ministro no consiga poner en marcha un brexit sin acuerdo y obliga así a que el Gobierno haga informes cada dos semanas ante los diputados sobre la situación de la formación del Ejecutivo en Irlanda del Norte, que lleva sin él desde el 2017.

El favorito para suceder a Theresa May, Boris Johnson, no habla expresamente de esta posibilidad pero sí defiende, en su campaña para hacerse con el liderazgo conservador, que el Reino Unido debe abandonar el bloque común el 31 de octubre con o sin acuerdo. Una posibilidad que queda así sobre la mesa y que ayer criticó con dureza el ex primer ministro John Major, alertando de que recurrirá a la Justicia si el próximo responsable del Gobierno británico suspende el Parlamento con ese objetivo.

Para Major, favorable a la permanencia del país en la UE, sería «totalmente inaceptable y provocaría una crisis constitucional» que supondría que el futuro primer ministro británico tendría que pedirle a la reina Isabel II, jefa del Estado británico, el permiso para hacerlo.

Johnson apuntó a que la amenaza de Major de emprender acciones legales era «muy extraña», alegó que todo el mundo está harto de la demora del brexit y pidió al Parlamento que asuma sus responsabilidades.

Debate entre candidatos

Además, los dos candidatos a suceder a May, Johnson y Jeremy Hunt, actual ministro de Asuntos Exteriores, protagonizaron un acalorado debate televisivo en ITV en el que chocaron por el tipo de salida del bloque común que debe tomar Londres. Johnson se postuló con una visión dura mientras que Hunt se mostró favorable a continuar negociando con Bruselas, en un cara a cara en el que no faltaron dosis de mal humor.

Hunt acusó a su rival de no estar dispuesto a «arriesgarse» y le preguntó si renunciaría como primer ministro si no consigue el brexit para la fecha límite del 31 de octubre. De ahí su conclusión: «Boris nunca responde las preguntas, no tenemos ninguna idea de cómo sería su gobierno».

A este ataque, el favorito en las encuestas para suceder a Theresa May replicó diciendo que es «absolutamente vital» que Londres salga en esa fecha, tras la votación del referendo del 2016, pues de otro modo se minaría la confianza en el Partido Conservador, en el Laborista y en la política en general. Además, Johnson atacó con dureza a Hunt y aseguró irónicamente que admiraba su capacidad «para cambiar de opinión» con tanta frecuencia, apuntando al hecho de que el actual ministro de Asuntos Exteriores votó a favor de seguir en el bloque común.

El siempre polémico exalcalde de Londres se negó a hacer reproches en público al presidente Donald Trump por sus críticas en Twitter al exembajador británico en Washington, Kim Darroch, y dijo que no estaba preparado para tratar con él, en respuesta a las filtraciones en las que el exjefe de la diplomacia británica tildaba a la Casa Blanca de «inepta y disfuncional». Por el contrario, Johnson prefirió centrarse en el valor de la «relación especial» entre Reino Unido y EE.UU.

En este debate televisivo, el único cara a cara entre los dos candidatos hasta que se conozca al ganador el 23 de junio, en lo que sí estuvieron de acuerdo fue en renegociar con la UE la cláusula sobre el futuro estatus de Irlanda del Norte, aunque la UE ha rechazado en múltiples ocasiones reabrir el diálogo sobre el acuerdo consensuado con la actual primera ministra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Parlamento frena el «brexit» sin acuerdo que promete Boris Johnson