La guerra antidrogas de Duterte deja 27.000 muertos por ejecuciones extrajudiciales


Redacción / La Voz

Filipinas se ha convertido en un escenario macabro a causa de la guerra antinarcóticos del presidente Duterte: 27.000 asesinatos en tres años de campaña. Así lo advirtió en un informe publicado ayer Amnistía Internacional (AI), que ve posibles crímenes de lesa humanidad cometidos por la Policía del país, a la que señala como culpable de matar «impunemente a los más pobres».

El informe denuncia que la Policía cuenta con «listas de personas a las que matar al margen de cualquier procedimiento legal». El director regional de AI, Nicholas Bequelin, alegó que «la guerra contra las drogas de Duterte sigue como una empresa de matar a gran escala». Butch Olano, representante de la oenegé en el país, afirmó que el 78 % de los filipinos confesó tener miedo de convertirse en una víctima más de las ejecuciones extrajudiciales. Amnistía Internacional, junto con la oenegé Human Rights Watch (HRW), instaron a la ONU a abrir una investigación «independiente e imparcial» sobre posibles violaciones de derechos humanos en Filipinas. 

Prohibir el paso a la ONU

El Gobierno de Duterte respondió con contundencia a la solicitud de AI y HRW y alegó que no permitirá la entrada al país de ningún representante de la ONU y que cualquier investigación será considerada «una intromisión en los asuntos internos del país». Se prevé que los 47 miembros del Consejo de las Naciones Unidas aprueben esta investigación en los próximos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La guerra antidrogas de Duterte deja 27.000 muertos por ejecuciones extrajudiciales