La Justicia holandesa acusa a un ucraniano y tres rusos del derribo del avión malasio y pide a Rusia que coopere

Moscú niega cualquier vinculación y asegura que se están presentando «acusaciones totalmente infundadas contra la parte rusa»


moscú / colpisa

El Equipo de Investigación Conjunta, que hace un año apuntó a Rusia como el país de procedencia de la lanzadera de misiles Buk que derribó el Boeing 777 de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, ha concluido que las personas que organizaron el operativo son tres rusos y un ucraniano. En la catástrofe del 17 de julio del 2014, murieron 283 pasajeros y 15 miembros de la tripulación.

Los acusados por la Justicia holandesa de asesinato son Ígor Guirkin, conocido como de Strelkov, entonces «ministro de defensa» de la autoproclamada República Popular de Donetsk, que ha adelantado que no declarará; Serguéi Dubinski, jefe de la inteligencia de los rebeldes de Donetsk; su mano derecha, Oleg Pulátov; y el comandante de una unidad separatista, el ucraniano Leonid Jarchenko. El fiscal general holandés, Fred Westerbeke, los acusa de haber trasladado al este de Ucrania la lanzadera Buk.

Ayer se entregaron las órdenes de arresto «para estos primeros sospechosos», pero la investigación seguirá hasta aclarar del todo lo sucedido y determinar las responsabilidades en la cadena de mando, desde quién dio la orden hasta los militares que apretaron el botón de disparo del misil. La Justicia pidió además a Rusia que coopere organizando el interrogatorio de los acusados, aunque admite que será inútil pedir la extradición porque la Constitución rusa no lo permite. Moscú, que niega cualquier vinculación, dijo ayer que se están presentando «acusaciones totalmente infundadas contra la parte rusa». El juicio está previsto que comience el 9 de marzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Justicia holandesa acusa a un ucraniano y tres rusos del derribo del avión malasio y pide a Rusia que coopere