Cadena perpetua para cuatro traficantes por dejar morir a 71 refugiados en un camión frigorífico en Austria

59 hombres, ocho mujeres y cuatro niños perecieron asfixiados a pesar de sus gritos de auxilio para que les abrieran las puertas, en plena crisis migratoria del 2015

Los cuatro acusados escuchan la sentencia en el Tribunal de Szeged, en el sur de Hungría
Los cuatro acusados escuchan la sentencia en el Tribunal de Szeged, en el sur de Hungría

Redacción

Un tribunal húngaro ha condenado a cadena perpetua a cuatro cabecillas de una red de traficantes de personas por la muerte de 71 refugiados, hallados asfixiados en un camión frigorífico abandonado en Austria en agosto del 2015, en plena crisis de inmigrantes de los Balcanes.

El juez del tribunal de Szeged, en el sur de Hungría,Erik Mezolaki, ha firmado una sentencia definitiva contra el líder afgano de una red de tráfico de personas y tres cómplices búlgaros acusados de homicidio, después de que se negasen a abrir el camión frigorífico en el que viajaban a los inmigrantes a pesar de la petición de auxilio.

Las personas que viajaban a bordo gritaron y golpearon las puertas para llamar la atención del conductor, según quedó constatado en una vista previa. Finalmente, perdieron la vida 59 hombres, ocho mujeres y cuatro niños originarios de Siria, Irak y Afganistán.

El juez ha ordenado que tres de los acusados sean condenados a cadena perpetua sin opción de quedar en libertad provisional, mientras que el cuarto deberá pasar al menos 30 años entre rejas. Dictaminó además penas de al menos cuatro años de cárcel para otros diez acusados por este crimen.

La red de traficantes de personas estaba formada por doce búlgaros y dos afganos, supuestamente vinculados a redes de Grecia y Turquía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cadena perpetua para cuatro traficantes por dejar morir a 71 refugiados en un camión frigorífico en Austria