Thelma Cabrera (43 años) es la primera candidata presidencial indígena en 12 años. Toma el testigo dejado por la premio nobel de la paz Rigoberta Menchú.

La candidata del Movimiento Liberación de los Pueblos, formación surgida en 2018 del muy combativo Comité de Desarrollo Campesino, nació mujer, indígena y pobre, tres grandes frenos para hacer política en Guatemala.

Su madre no sabía leer. Su padre era albañil. Iba al colegio sin calzado. Dejó los estudios cuando era muy joven, y se casó a los 15 años. Es el prototipo de vida del olvidado campesino indígena guatemalteco. Pero Cabrera quiso revelarse contra el sistema, y se dedicó al activismo. Era, hasta ahora, más conocida fuera de su país que dentro de él. Su programa ha causado polémica. Propone refundar Guatemala simulando el modelo boliviano. Quiere también nacionalizar la energía. «Vamos a crear un Estado plurinacional y a nacionalizar todas las empresas y servicios que han privatizado», ha dicho Cabrera.

Sus detractores critican que las propuestas de Cabrera son vagas y que defiende a los Gobiernos de Venezuela y Nicaragua.

A pesar de las críticas, su candidatura ha ganado fuerza en los últimos días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La aspirante indígena que aspira a refundar el país