Morodo tenía línea directa con Fidel Castro y Hugo Chávez

El periodista Nelson Bocaranda lo investigaba desde el 2004


caracas / corresponsal

Desde el 2004, Nelson Bocaranda, uno de los periodistas venezolanos más populares en su país, viene reseñando las andanzas de Raúl Morodo, exembajador español en el país sudamericano durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en su columna bisemanal Runrunes, convertida ahora en una página web.

El diplomático, de 84 años, construyó muy rápidamente una relación con Hugo Chávez y con Rafael Ramírez, entonces zar del petróleo venezolano y hoy furibundo opositor a Nicolás Maduro, que ha llevado a la detención de su hijo Alejo y de otras tres personas -en libertad con medidas cautelares-, tras haber lavado, según las ultimas informaciones, no 4, sino 14 millones de dólares (12,5 millones de euros) de la petrolera estatal venezolana por supuestas asesorías que nunca se produjeron, entre el 2008 y el 2013, cuando el embajador ferrolano ya había dejado la legación española en Caracas.

Bocaranda asegura que fue en su primer viaje a Cuba, acompañando a Chávez, cuando Morodo conoció a Ramírez. Allí comenzó a fraguarse una relación que llegó a concretarse, según comentaron fuentes relacionadas con el régimen de Maduro a La Voz, en la supuesta legitimación de capitales que involucró al bufete de Morodo y a familiares de Ramírez con conexiones legales en EE.UU. En ese mismo viaje, también Morodo le presentó a Ramírez a su hijo Alejo y comenzaron también a tener una relación profesional.

«Morodo siempre tuvo una gran admiración por Fidel Castro, y llegó a tener un teléfono interministerial para hablar con él», señaló Bocaranda tras las detenciones vinculadas con el exdiplomático. Los teléfonos interministeriales son un símbolo del poder en Venezuela: conectan a los altos funcionarios en llamadas privadas que se atienden directamente en los despachos.

Castro era el único presidente que tenía un teléfono interministerial venezolano, para el que Chávez ordenó personalmente una instalación, al igual que Morodo, a quien le colocaron uno en el despacho de su embajada. Solo otro embajador, Germán Sánchez Otero, disfrutaba del privilegio de levantar el auricular y ser atendido directamente en cualquier ministerio o en el mismo despacho presidencial.

Informe a Moratinos

También señala Bocaranda que en medio de la relación cercana que Morodo mantenía con Chávez, en el 2007 dirigió un informe a su jefe, Miguel Ángel Moratinos, en el que daba cuenta de la desordenada vida personal del mandatario, desde sus reuniones a altas horas de la madrugada hasta sus excesos con el tabaco, que finalmente minaron su salud.

Ramírez, quien rompió con el chavismo en el 2017, es uno de los personajes más cuestionados por corrupción dentro de la revolución bolivariana. Se le acusa de haber manejado a su arbitrio la mayor cantidad de petrodólares recibidos por Venezuela en su historia, durante la década pasada, dejando solo un país en ruinas. Está investigado en Estados Unidos por lavado de dinero, y en Andorra se ha acusado a su primo, Diego Salazar, quien también trabajó como corredor de seguros de la petrolera, por el blanqueo de 4.200 millones de euros en activos dudosos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Morodo tenía línea directa con Fidel Castro y Hugo Chávez