Jameneí descarta tanto una guerra como nuevas negociaciones con EE.UU.

«La opción definitiva de la nación iraní será la resistencia frente a EEUU y, en esa confrontación, EEUU se verá obligado a retirarse», dijo el líder supremo de Irán  en una reunión anoche con otros dirigentes del país


Redacción / Efe

El líder supremo de Irán, Ali Jameneí, ha descartado una guerra entre su país y Estados Unidos, pese a las actuales tensiones en el golfo Pérsico, así como volver a negociar con Washington, una opción que calificó de «venenosa».

«La opción definitiva de la nación iraní será la resistencia frente a EEUU y, en esa confrontación, EEUU se verá obligado a retirarse», dijo el líder supremo en una reunión anoche con otros dirigentes del país.

Jameneí afirmó que ese enfrentamiento no es militar sino «un choque de voluntades: Ni nosotros ni ellos estamos buscando una guerra», aseveró, según un comunicado de su oficina.

También señaló que «nadie debe temer la aparente grandeza de EE.UU.» ni su despliegue militar en el golfo Pérsico porque -agregó- «su verdadero poder es mucho menor».

La tensión ha vuelto a aumentar en el golfo Pérsico después de que cuatro barcos petroleros, dos de ellos saudíes, resultaran dañados el domingo en el puerto emiratí de Fujairah en supuestos actos de sabotaje.

Este incidente se produjo en un momento complicado debido a la decisión de EE.UU. de aumentar su despliegue militar en la zona con el envío del buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot, el portaaviones USS Abraham Lincoln y bombarderos.

Pese a todo, el propio secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró este martes que EEUU no busca una guerra con Irán, aunque advirtió de que responderá si sus intereses se ven amenazados por la República Islámica.

Ante esta escalada han aumentado las voces que hablan de negociación, ya que Washington se ha mostrado dispuesto a dialogar, pero Jameneí rechazó tajantemente esta posibilidad en el actual marco de presiones y sanciones.

«Algunas personas en el país afirman que no hay daño en la negociación. La negociación es venenosa mientras EE.UU. continúe con sus actuales acciones», subrayó.

A su juicio, la negociación representa «un intercambio mutuo» y EE.UU. lo único que intenta es «eliminar las capacidades defensivas de Irán», en concreto sus programas de misiles, y su influencia regional para que Teherán no pueda reaccionar a un eventual ataque.

¿Quiere Trump jugarse la reelección en Irán?

Luís Pousa

Los fracasos en Irak o Afganistán siembran dudas sobre un ataque a la república islámica, alimentadas por el choque entre los «halcones» y los no intervencionistas de la Casa Blanca

El artículo más leído en la edición de ayer de The Washington Post tiene un título revelador: Trump has no idea what he’s doing (Trump no tiene ni idea de lo que está haciendo). La columna, firmada por el analista Eugene Robinson, recuerda que el republicano Jeb Bush -poco sospechoso de tendencias rojeras- ya había advertido de que sería «un presidente caótico». La tesis central del texto de Robinson es que la Administración Trump no posee un plan detallado para ninguna de las decisiones que adopta.

¿Y con qué ejemplos defiende su argumento? Con la estrambótica forma en que se ha cargado las negociaciones comerciales con China -lo que ha derivado en una guerra de aranceles de imprevisibles consecuencias económicas y bursátiles-, el torpe manejo de la crisis de Venezuela y su retirada, hace un año, del acuerdo de desnuclearización firmado con Teherán. Una ruptura que ha degenerado ahora en un conflicto que amenaza con desestabilizar (aún más) una región siempre en la cuerda floja como Oriente Medio

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jameneí descarta tanto una guerra como nuevas negociaciones con EE.UU.