Irán da un ultimátum de 60 días a Europa para salvar el acuerdo nuclear

Teherán suspende la apliación de algunos de los compromisos del pacto del 2015 y Europa le pide contención

 El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, llegó ayer a Londres para reunirse con Theresa May, tras haber dejar plantada el martes a Angela Merkel y viajar inesperadamente a Irak
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, llegó ayer a Londres para reunirse con Theresa May, tras haber dejar plantada el martes a Angela Merkel y viajar inesperadamente a Irak

Jerusalén / Colpisa

Donald Trump mató el acuerdo nuclear firmado en el 2015 con Irán tras su retirada unilateral hace un año y Hasán Rohaní arroja una palada de tierra para enterrarlo de forma definitiva. Pese a cumplir todo lo pactado, según los informes elaborados por la agencia atómica de la ONU (OIEA), Estados Unidos volvió a imponer duras sanciones a la república islámica y sus dirigentes han dicho basta. Rohaní dio este miércoles un ultimátum de 60 días al resto de firmantes del pacto (Rusia, China, Francia, Alemania y Reino Unido) para que muevan ficha y tomen medidas capaces de hacer frente a la presión de Washington que ahoga a los iraníes.

Si estas medidas dirigidas a facilitar las transacciones con el sistema bancario iraní y la venta de petróleo no llegan, «ya no tendremos un nivel limitado de enriquecimiento; es decir, ya no cumpliremos con el compromiso de mantener el enriquecimiento en el 3,67 %», advierte el clérigo moderado, un nivel en el que este combustible atómico solo puede ser empleado para aplicaciones civiles, y no militares. 

Fragata Méndez Núñez

 La decisión de las autoridades de Teherán se produce en mitad de un clima de creciente tensión con Washington. Además de castigos económicos y de incluir a la Guardia Revolucionaria en su lista de «grupos terroristas», Estados Unidos aumentó su presión militar y envío al golfo Pérsico un grupo aeronaval, liderado por el portaviones Abraham Lincoln (y en el que participa como escolta la fragata Méndez Núñez, con base en Ferrol), y bombarderos B-52 ante unas supuestas amenazas de «ataques inminentes» de los iraníes a sus tropas en la región desveladas por la Inteligencia de Israel, según el diario Haaretz.

En un discurso televisado a la nación, Rohaní anunció además que su país reduce de manera temporal sus compromisos adquiridos en el 2015, pero aclaró que el acuerdo «sigue en pie». «Anunciamos nuestra reducción, no nuestra salida. El acuerdo necesita una cirugía, esta es para salvarlo y no para destruirlo», afirmó. Las dos primeras medidas de presión anunciadas por Rohaní consisten en dejar de limitar las reservas de agua pesada y de uranio enriquecido, unas medidas de las que han sido informados directamente ayer a los embajadores del resto de los países firmantes del pacto en Teherán.

En toda la intervención Rohaní ha insistido en que Irán «no ha abandonado la mesa de negociaciones y siempre está dispuesto a dialogar en el marco del acuerdo nuclear, ni una palabra más ni una menos». El dirigente iraní recuerda la letra pequeña de un acuerdo que en los puntos 26 y 36 precisa que su país tiene derecho a reducir sus compromisos si las otras partes no cumplen con sus obligaciones, una situación que se produce desde que hace un año Trump volviera a imponer sanciones. 

Contención

La decisión de Irán arroja la pelota al tejado del resto de firmantes del pacto, que en el último año han sido incapaces de implementar medidas prácticas que ayuden a superar a Irán las sanciones de Trump.

Las potencias europeas apelaron a la contención de la República islámica para salvar el acuerdo nuclear, pero también advirtieron que, si cumple sus amenazas, podría enfrentarse a «consecuencias». «Nuestra posición sigue siendo que queremos respetar el acuerdo, especialmente para que Irán no tenga un arma nuclear», defendió el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas.

Trump cuenta con el apoyo de sus dos grandes aliados en Oriente Medio, Israel y Arabia Saudí, y con la vuelta de las sanciones busca presionar a Irán para frenar su expansión regional.  El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó que «no permitiremos que [Irán] tengan armas nucleares». 

Nuevas sanciones

Horas después de que la Casa Blanca asegurara que «muy pronto» anunciaría nuevas sanciones a Irán, el presidente concretó que el nuevo castigo se centra en los sectores del hierro, acero, aluminio y cobre iraní, que según Washington representan el 10 % de las exportaciones iraníes.

«Hoy he firmado una orden ejecutiva para imponer sanciones a los sectores del hierro, acero, aluminio y cobre de Irán, que son las mayores fuentes de ingresos derivados de las exportaciones después de los productos relacionados con el petróleo», dijo Trump en un comunicado. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Irán da un ultimátum de 60 días a Europa para salvar el acuerdo nuclear