Maduro pide a sus soldados que se preparen para una invasión de EE.UU.

Advierte contra los «traidores» en los cuarteles mientras Guaidó busca adhesiones

Nicolás Maduro arenga a las tropas en la base de El Pao, en el estado de Cojedes
Nicolás Maduro arenga a las tropas en la base de El Pao, en el estado de Cojedes

caracas / corresponsal

Nicolás Maduro ha vuelto a recurrir a los mensajes desde bases militares al amanecer y ayer desde un centro de adiestramiento de la Fuerza Armada, a unos 300 kilómetros de Caracas, pidió a los militares que se preparen para defender el país de una eventual intervención de EE.UU., después de que el viernes el Comando Sur, con sede en Miami, se declarase «listo» para una operación militar en Venezuela, a unos 3.000 kilómetros de sus costas.

Ante unos 5.000 soldados acantonados en la base José Laurencio Silva, en El Pao, Maduro aseguró que «hay un imperio que pretende gobernar toda la América con la doctrina Monroe» y que EE.UU. intenta aplicar a Venezuela «una guerra de carácter no convencional para debilitar a la patria». «Venezuela no está débil ni desvalida», dijo el presidente, que llamó a los soldados a estar «prestos y preparados para defender la patria, con las armas en la mano, si el imperio estadounidense osara atacar esta tierra».

La gira de Maduro por los cuarteles es la respuesta a la actividad ayer de la oposición, que se acercó a las bases para entregar un documento, escrito por el presidente interino designado por la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en el que exige a las tropas el acatamiento de la Constitución para culminar en una convocatoria de elecciones.

La preocupación de Maduro con EE.UU., en todo caso, no parece tan fuerte como la que tiene por los «vendepatrias, quintacolumnas y traidores», que, según señaló, hay en la propia Fuerza Armada. «Tienen una conspiración con mucha plata para debilitar, dividir y destruir a la Fuerza Armada bolivariana desde dentro, con un grupo de traidores golpistas (…) ¡Díganle no a los traidores, a los vendepatrias, a los quintacolumnas!», proclamó.

Movimientos internacionales

El viernes, el presidente Donald Trump mantuvo una conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre Venezuela, tras la cual el senador de Florida Rick Scott afirmó que «todas las tropas rusas serán desalojadas de Venezuela este fin de semana», y que Putin «colaborará con una transición pacífica».

Los contactos entre las dos potencias seguirán la próxima semana, con la reunión el martes del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y su homólogo, el canciller ruso Sergéi Lavrov. Pero hoy será el ministro de Exteriores de Maduro, Jorge Arreaza, quien se reúna en Moscú con Lavrov, según confirmó el vicecanciller ruso, Sergéi Riabkov. «Se centrará en todo lo que está ocurriendo en Venezuela, en particular los intentos de otros países de presionarla», adelantó Riabkov. El vicecanciller también insistió en la «necesidad de frenar el caos en las calles, generado por la oposición con fines provocativos», declaró.

En tanto, en todos los estados del país, miles de opositores siguieron la directriz del presidente del Parlamento y se acercaron a bases militares a entregar tanto un documento firmado por él en el que se les pide que se «pongan del lado de la Constitución» y cesen con la usurpación de Maduro, tras las elecciones no reconocidas de mayo pasado; así como la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional, que encuentra resistencia tanto en los cuarteles como en la oposición.

Para hoy, los opositores tendrán encuentros en las principales ciudades del país para reconocer a los cinco jóvenes asesinados en protestas entre el martes y el jueves, de los cuales dos murieron en Caracas, otros dos en Aragua, en el centro del país, y otro en Mérida.

Una jornada luctuosa y sospechosa para los militares

Un helicóptero militar que salió de la base aérea de La Carlota, en Caracas, y que supuestamente se dirigía al destacamento donde se encontraba Nicolás Maduro, en Cojedes, cayó a pocos minutos de despegar, en una zona montañosa al sur de la capital venezolana. Ninguno de sus siete tripulantes, todos con rangos de mayores, tenientes coroneles y capitanes, sobrevivió al siniestro, que en un primer momento se manejó con total mutismo por la Fuerza Armada.

En otro incidente, en la madrugada del sábado, en Aragua, estado que concentra la mayor cantidad de bases militares del país, se produjeron cinco homicidios: un general de la aviación, otros dos militares no identificados y dos policías de la entidad murieron en el marco de un supuesto enfrentamiento con antisociales, o en una emboscada que estos les tendieron cuando inspeccionaban una finca que resguardaban en la población de Magdaleno, al sur de la entidad con un contingente de más de 25 militares. De los supuestos homicidas se desconoce si lograron huir.

Sin información oficial

Como en el caso del helicóptero, a más de 12 horas de los hechos no había ninguna información oficial, pese a que ambos casos ya se conocían cuando Maduro, junto con el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, se encontraban en una transmisión de radio y televisión desde el estado de Cojedes, aunque estas son en ocasiones en diferido.

Las muertes han levantado suspicacias en la oposición, que ha denunciado una «cacería de brujas» dentro de la Fuerza Armada, que ha arreciado desde la intentona militar del 30 de abril, en la que, según han dicho el propio Padrino y el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, hubo militares comprometidos que a última hora no actuaron.

Guaidó auguró que en los próximos días, «la grieta en la Fuerza Armada se hará del tamaño de Venezuela», y fustigó al Ministerio de la Defensa porque, supuestamente, el viernes sometió a la prueba del polígrafo a los generales y almirantes, a los que convocó a la principal base aérea del país con la excusa de una reunión con Padrino que finalmente no se produjo.

La activista venezolana Tamara Sujú, que dirige en República Checa el instituto Casla, denunció que el régimen de Maduro ha creado una Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) paralela, compuesta por expresidiarios, además de la legal, que en estos días ha arreciado sus operativos en los cuarteles, en los que se cree que hay más de 40 detenidos desde el 30 de abril. La dependencia de Maduro hacia la Dgcim ha aumentado desde que se supo que uno de los líderes de la asonada pro Guaidó era Manuel Cristopher Figuera, al frente del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Maduro pide a sus soldados que se preparen para una invasión de EE.UU.