Tailandia corona con fastos a su nuevo monarca, Rama X

En una suntuosa ceremonia que se prolongará tres días y cuyo coste frisa los 30 millones de euros


REDACCIÓN

En una suntuosa ceremonia de elaborados rituales budistas e hinduistas, el rey Maha Vajiralongkorn -a partir de ahora, Rama X, de la dinastía Chakri- ha sido coronado hoy en Bangkok como nuevo monarca de Tailandia, convirtiéndose en un semidiós para su pueblo. Ahora se enfrenta al reto de devolver la estabilidad política a un país que celebró el pasado marzo sus primeras elecciones democráticas tras cinco años de junta militar, pero que aún está sin Gobierno.

 La de Rama X ha sido la primera coronación que vive Tailandia en prácticamente siete décadas, tras la de su padre, Bhumibol, fallecido en el 2016 y venerado por su labor para unificar una nación muy dividida. La ceremonia, desarrollada casi tres años después de su proclamación como monarca (poco después del fallecimiento de su padre), arrancó este sábado y su coste, que según datos oficiales asciende a 1.000 millones de bat (27,9 millones de euros), da idea del fasto. De hecho, los rituales se prolongarán durante tres días, puesto que a la coronación oficial de hoy (con la purificación y el ungido del rey), le seguirán mañana una multitudinaria procesión y el lunes una audiencia pública en el Gran Palacio Real de la capital.

 Al menos 10.000 miembros de las fuerzas de seguridad han sido movilizados en torno al palacio, en cuyas calles próximas, y desafiando el intenso calor, miles de personas se han reunido para seguir los actos a través de pantallas gigantes.

El monarca, de 66 años, estuvo acompañado de su esposa, la reina Suthida, una antigua azafata de vuelo con la que se desposó y elevó al trono por sorpresa el pasado miércoles, así como miembros del Gobierno y del Consejo Privado del Rey, según informa Efe. Vajiralongkorn fue purificado con agua sagrada en un ritual de origen hindú, en el que también participaron monjes budistas, lo que refleja el sincretismo religioso en el país.

Una corona de 66 centímetros y más de siete kilos

El momento culminante de la ceremonia fue cuando el monarca recibió la corona dorada, de 66 centímetros de alto, más de siete kilos de peso y en forma de espiral, con un diamante en la cúspide, mientras miles de templos en todo el país hacían repicar sus campanas.

El rey presidirá mañana una procesión subido a un palanquín que recorrerá siete kilómetros en torno al Gran Palacio Real y realizando varias paradas en templos como Ratchabopidh y Bowonniwet. Los actos concluirán el lunes con una audiencia de Rama X, que saludará a sus súbditos desde un balcón del palacio, para luego reunirse con miembros del cuerpo diplomático.En las celebraciones de esta coronación, informa Efe, participan miembros del cuerpo diplomático, pero no mandatarios o representantes de las casas reales extranjeras, por decisión de las autoridades locales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Tailandia corona con fastos a su nuevo monarca, Rama X