La coalición de Salvini y Di Maio hace agua antes de las elecciones europeas

María Signo ROMA / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Di Maio y Salvini, durante su jura como ministros en junio del 2018 en el Quirinal
Di Maio y Salvini, durante su jura como ministros en junio del 2018 en el Quirinal Remo Casilli | Reuters

El líder ultraderechista esperará a su pronosticado triunfo electoral para actuar

28 abr 2019 . Actualizado a las 08:46 h.

Aún no ha cumplido un año y el Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga hace agua incapaz de cerrar las grietas abiertas entre sus respectivos líderes, Matteo Salvini, y Luigi Di Maio, a pocas semanas de las elecciones europeas. Lo que muchos definieron como una alianza antinatural, podría acabar en una crisis que, en el mejor de los casos llevaría a una remodelación del Ejecutivo.

La última gresca ha sido a cuenta de la petición de dimisión por el M5E de Armando Siri, subsecretario de Transportes y persona muy cercana al vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, por las acusaciones de corrupción que pesan sobre él, y la Liga negándose a ello.

El otro vicepresidente, Luigi Di Maio, denunció que la Liga solo piensa en hacer caer al Gobierno. «¿Dónde está el sentido de responsabilidad hacia los ciudadanos? ¿Dónde están las ganas de cambiar verdaderamente las cosas?», se preguntaba en su cuenta de Twitter, mientras atacaba con dureza a su socio: «Italia no es un trofeo y me parece muy grave que la Liga, con mucha superficialidad, amenace con dejar caer el Gobierno cada vez que le viene en gana». Salvini quiso atajar la cuestión asegurando que la crisis del Ejecutivo «solo está en la imaginación de Di Maio».