Estados Unidos quiere dejar a cero las ventas de crudo de Irán

Restablecerá las sanciones tras anunciar el fin de la moratoria

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo

washington / e. la voz

EE.UU. quiere acabar por completo con las exportaciones de crudo iraní y dejar al país sin su principal fuente de ingresos. Tras recuperar el año pasado la senda de las sanciones, la administración Trump anunció ayer que, a partir del 2 de mayo, pondrá fin a la moratoria que dio a siete países más la isla de Taiwán para que progresivamente fueran reduciendo sus compras de petróleo a Irán. Entre ellos, China o la India, además de socios estadounidenses como Turquía, Corea del Sur y Japón. La Casa Blanca aseguró en un comunicado que tanto EE.UU. como Arabia Saudí y Emiratos Árabes «están comprometidos a garantizar» el suministro mundial de petróleo. Uno de los principales temores es que este paso provoque una subida del precio de la gasolina.

En rueda de prensa, el secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que el fin de la moratoria forma parte de la campaña de presión sobre la República Islámica con el objetivo «de privar a un régimen que está fuera de la ley de los fondos que ha utilizado para desestabilizar Oriente Medio durante cuatro décadas». Pompeo calculó que un 40 % de los ingresos del Gobierno iraní proceden de la venta de petróleo y estimó que Irán había dejado de ingresar 10.000 millones de dólares tras la entrada en vigor de las sanciones el pasado mes de noviembre.

Sin excepciones

A partir del 2 de mayo, cualquier país que compre petróleo a Irán se enfrentaría a las sanciones de Estados Unidos. «No va a merecer la pena el riesgo», amenazó Mike Pompeo, que aclaró que no se hará ninguna excepción. Aunque se les permitió una moratoria, Taiwan, Italia y Grecia ya habían dejado de abastecerse en Irán. Sin embargo, está por ver el efecto que la amenaza puede tener en los principales compradores como India, que había reducido parcialmente sus compras desde la entrada en vigor de las sanciones, o China, con quien Estados Unidos sigue en la mesa de negociaciones por la guerra comercial declarada por Trump. Geng Shuang, portavoz de Exteriores chino, afirmó ayer que «la cooperación entre China e Irán está abierta, es transparente y está de acuerdo con la ley, por lo que debería ser respetada».

Desde su llegada a la presidencia, Donald Trump ha incrementado de forma progresiva la presión sobre Irán. En mayo del año pasado anunció la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear multilateral, que la República Islámica sigue cumpliendo, y hace tan solo unos días incluyó a la Guardia Revolucionaria en la lista de grupos terroristas, primera vez en que una institución gubernamental es incluida en esta categoría.

Teherán responde amenazando con cerrar el estrecho de Ormuz

La Guardia Revolucionaria de Irán amenazó ayer con cerrar el estrecho de Ormuz en caso de que se apliquen las restricciones a sus exportaciones de petróleo, como anunció EE.UU. El jefe de la Armada de la Guardia Revolucionaria, Alireza Tangsiri, destacó en una entrevista al diario Al Alam que Teherán «cerrará el estrecho de Ormuz en caso de que se prohíba [a Irán] usarlo».

«En caso de cualquier amenaza no dudaremos en apoyar y defender las aguas iraníes. Defenderemos nuestro honor y adoptaremos medidas recíprocas cuando se trate de defender los derechos de Irán», insistió.

El Ministerio de Exteriores iraní, por su parte, resaltó que la decisión de Washington «no tiene valor» y confirmó contactos con socios europeos y regionales. «Las exenciones (...) no tienen valor, pero debido a los efectos prácticos negativos de las sanciones, el Ministerio de Exteriores ha estado (...) en contacto con socios extranjeros, incluidos europeos, internacionales y regionales y (...) actuará en consonancia», recalcó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Estados Unidos quiere dejar a cero las ventas de crudo de Irán