Los chalecos amarillos desafían a Macron con nuevos disturbios

Critican las donaciones millonarias para restaurar Notre Dame mientras continúan los problemas sociales


Redacción

Al menos 227 personas fueron detenidas en el 23.º sábado consecutivo de protesta por parte de los chalecos amarillos, que volvieron a tomar las calles de París tras un segundo ultimátum al presidente Macron, días antes de que anuncie su nuevo plan de medidas económicas y sociales.

La movilización no fue tan masiva esta vez, pero hubo un fuerte dispositivo policial, con unos 60.000 agentes desplegados por las autoridades francesas en París, centro de las protestas, y otras ciudades francesas. La conmoción tras el incendio de Notre Dame no dio tregua a las movilizaciones en una fecha marcada en rojo por los autoproclamados portavoces del movimiento que comenzó el pasado noviembre a manifestarse en las calles contra la política de Macron por la subida de los impuestos al diésel. En medio de la Pascua, con un lunes festivo por delante en Francia, los chalecos amarillos habían dado un ultimátum al Ejecutivo del país, que debió retrasar al próximo jueves, a causa del incendio que devoró Notre Dame, el anuncio de sus medidas para calmar las reivindicaciones.

Disturbios y asaltos a tiendas

Más de 10.000 personas fueron cacheadas este sábado, más de 200 detenidas y la mayor parte de ellas llevadas a dependencias policiales, algo que permite la nueva normativa aprobada por el actual Gobierno.

El final de la manifestación en París estaba fijado en la céntrica plaza de la República. Aunque los primeros minutos se desarrollaron con normalidad, a medida que transcurría la jornada crecía la tensión. Como novedad, los manifestantes incorporaron críticas a las grandes fortunas del país que han prometido donaciones millonarias para restaurar la catedral de Notre Dame, a quienes reprochan no tener la misma generosidad con los problemas sociales que atenazan a Francia. En los aledaños de la plaza de la República, radicales destruyeron mobiliario urbano y escaparates comerciales, además de incendiar varios vehículos.

Las fuerzas del orden respondieron lanzando gases lacrimógenos y pelotas de goma, lo que generó enfrentamientos, pero la jornada concluyó con menos disturbios que los registrados el pasado 16 de marzo, día del primer ultimátum al Gobierno, cuando se produjeron importantes episodios violentos en la región de los Campos Elíseos. Desde entonces, las autoridades han prohibido parcialmente las marchas, pero los chalecos amarillos han mantenido el nivel de movilización en las calles francesas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Los chalecos amarillos desafían a Macron con nuevos disturbios