Finlandia, lista para castigar la austeridad girando a la izquierda

Los sondeos apuntan a un cambio en las elecciones de hoy

De izquierda a derecha, Juha Sipila (Partido de Centro); Petteri Orpo (Kokoomus); Antti Rinne (Partido Socialdemócrata); y Jussi Halla-Aho (Verdaderos Finlandeses)
De izquierda a derecha, Juha Sipila (Partido de Centro); Petteri Orpo (Kokoomus); Antti Rinne (Partido Socialdemócrata); y Jussi Halla-Aho (Verdaderos Finlandeses)

Helsinki / E. la voz

Las políticas de austeridad han traído a Finlandia crecimiento económico, creación de empleo y ajuste de las finanzas públicas, pero no han gustado mucho al electorado, que puede castigar hoy a los partidos del Gobierno y dar la victoria a los socialdemócratas. Tras tres años de recesión, el Ejecutivo de centroderecha -centristas, conservadores y populistas- logró revertir la tendencia en el 2015, su primer año de gobierno, y el producto interior bruto (PIB) creció una media del 2 % anual en la legislatura, según estadísticas oficiales.

Los recortes masivos en educación, sanidad y prestaciones sociales, unidos al crecimiento económico, permitieron reducir el déficit público al 0,6 %, al tiempo que las medidas en el mercado laboral fomentaron la creación de empleo y la tasa de ocupación creció casi cinco puntos durante la legislatura, hasta el 72,5 %. Pero las políticas de austeridad golpearon a muchos grupos sociales del país nórdico, desde los estudiantes a los parados. Este descontento ha provocado que los tres partidos de la coalición gubernamental pierdan apoyo de cara a las elecciones de hoy, según los sondeos.

La primera víctima de esta gestión fue el partido populista Verdaderos Finlandeses, que a mitad de la legislatura había perdido casi la mitad de su respaldo popular, procedente sobre todo de las clases trabajadoras. Los recortes, sumados a la llegada de miles de refugiados de Siria y Oriente Medio, provocaron que el apoyo a la formación cayera por debajo del 10 %, frente al 17,6 % de las anteriores elecciones. Un cambio de liderazgo hacia posturas más radicales causó finalmente la expulsión del partido de la coalición de gobierno y la escisión del ala moderada, cuyas posibilidades electorales son escasas.

El segundo mayor perjudicado por el desgaste es el Partido de Centro del primer ministro en funciones, el liberal Juha Sipilä. Según el último sondeo, los centristas pasarían de ser el principal grupo político de Finlandia a caer a la cuarta plaza, con el 14,5 % de los votos, 6,6 puntos menos que en las pasadas elecciones. Menos afectado se vería el tercer socio de Gobierno, el partido conservador Kookomus.

El retroceso de estas tres formaciones favorece especialmente a los socialdemócratas del exlíder sindical Antti Rinne. La formación subiría desde el 16,5 % logrado en el 2015 hasta el 19 %, suficiente como para situarse como primera fuerza política del país nórdico y liderar las conversaciones para la formación del próximo Gobierno de coalición. Su objetivo es apuntalar el estado de bienestar, muy afectado por las políticas austeras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Finlandia, lista para castigar la austeridad girando a la izquierda