Un diputado ultraderechista alemán, la última marioneta de Vladimir Putin

El Kremlin ha manipulado a su antojo a Markus Frohnmaier para defender los intereses del Kremlin en la primera potencia europea


BERLÍN / E. LA VOZ

Un nombre acapara toda la atención en Alemania estos días: Markus Frohnmaier. El diputado del partido ultraderechista AfD ha servido de marioneta al aparato estatal ruso, que le ha manipulado a su antojo para defender los intereses del Kremlin en la primera potencia europea. Al menos según dice una investigación conjunta de Der Spiegel, el canal de televisión ZDF, y otros medios europeos.

Frohnmaier «será un parlamentario totalmente controlado por nosotros», reza un documento enviado por email a la administración del presidente ruso, Vladimir Putin, antes de las elecciones alemanas del 2017. Precisamente los mismos comicios en los que AfD obtuvo el tercer puesto que le catapultó hasta el Bundestag por primera vez en la historia. «Con su ayuda, nuestra gente podría fundar una oenegé que se registre en el Parlamento germano e impulse las posiciones prorrusas en el hemiciclo», sigue el email.

Frohnmaier, de 28 años, niega tener conocimiento de esa información filtrada por miembros del Kremlin. «Es una locura. No me puedo imaginar que se haya escrito algo así», aseguró el diputado ultra, famoso por sus posturas afines a Moscú y sus viajes a la península de Crimea, anexionada por Rusia en el 2014. El joven insiste en que jamás ha recibido apoyo financiero ni mediático de la política, economía o sociedad civil rusa y denuncia una «campaña de difamación contra él y su partido, de cara a las elecciones europeas de finales de mayo».

Avalancha de críticas

Sin embargo, el episodio ha desatado una avalancha de críticas. «Alguien tan dependiente de otros poderes no puede defender de forma objetiva los intereses del pueblo alemán», subrayó ayer el secretario general de la conservadora CDU, Paul Ziemiak, que exige la dimisión de Frohnmaier. Por su parte, el diputado del SPD y vicepresidente del Bundestag, Thomas Oppermann, pidió esclarecer lo antes posible los hechos. En el pasado también se especuló con que el Kremlin había financiado la campaña de AfD y alimentado con noticias falsas el discurso antiinmigratorio que dio alas a la formación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un diputado ultraderechista alemán, la última marioneta de Vladimir Putin