Brasil se divide en la calle a favor y en contra de Lula cuando se cumple un año de su encarcelamiento

El expresidente se considera un un «preso político exiliado» en su propio país


redacción / la voz

El expresidente brasileño Luiz Inázio Lula da Silva sigue desatando encendidas pasiones a favor y en contra tras cumplirse un año de su encarcelamiento por corrupción y blanqueo de capitales. Miles de personas se manifestaron este domingo tanto en Brasil como en el exterior para expresar su apoyo o su rechazo al histórico líder del Partido dos Trabalhadores , de 73 años, quien se considera un «preso político exiliado» en su propio país, según aseguró en una carta, en la que en referencia a sus enemigos políticos dijo: «Tienen miedo de los millones de Lulas, porque ellos saben de lo que somos capaces cuando nos unimos para transformar este país».

Las marchas y manifestaciones en favor del expresidente brasileño se celebraron en más de 40 ciudades del país, entre ellas Sao Paulo, Río de Janeiro, Porto Alegre y la capital, Brasilia, así como en Curitiba, la urbe donde está recluido. También se convocaron en París, Viena, Lisboa, Londres, Berlín y Buenos Aires, donde decenas de personas participaron en protestas que fueron difundidas por las redes sociales.

Estas manifestaciones convivieron con las de ciudadanos que prefieren seguir viendo tras las rejas al exmandatario y que vistieron las calles de verde y amarillo, los colores de la bandera de Brasil enarbolados por Bolsonaro, mientras reclamaban que cárcel para los corruptos.

El actual presidente de Brasil es para Lula el principal beneficiado de la «persecución política» que han llevado a cabo los movimientos de derecha contra él. «Hace un año que estoy preso injustamente, acusado y condenado por un crimen que nunca existió», escribió Lula en su carta, dirigida a .

Bolsonaro destituye a Vélez

Horas después de estas manifestaciones, Bolsonaro ejecutó finalmente la decisión que había anticipado días atrás y destituyó ayer al colombiano nacionalizado en Brasil Ricardo Vélez Rodríguez, titular del Ministerio de Educación, cuya gestión estuvo salpicada de múltiples polémicas y causó disputas en el ministerio.

La decisión fue confirmada por el propio Bolsonaro a través de las redes sociales, donde anunció el nombre del sustituto. «Comunico a todos el nombramiento del profesor Abraham Weintraub en el cargo de ministro de Educación», publicó Bolsonaro en su perfil de Twitter, su medio de comunicación preferido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Brasil se divide en la calle a favor y en contra de Lula cuando se cumple un año de su encarcelamiento