Las negociaciones entre May y Corbyn destapan las grietas entre los laboristas

Íñigo Gurruchaga LONDRES / COLPISA, EFE

INTERNACIONAL

Los laboristas Keir Starmer y Rebecca Long-Bailey, a su llegada a la reunión del Consejo de Ministros
Los laboristas Keir Starmer y Rebecca Long-Bailey, a su llegada a la reunión del Consejo de Ministros FACUNDO ARRIZABALAGA | EFE

El Gobierno combate en los Lores la iniciativa para una prórroga larga del «brexit»

05 abr 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno británico confía en que las negociaciones con la oposición laborista le permitan ofrecer la causa que justifique una solicitud de aplazamiento del brexit, previsto para el viernes 12, mientras combate en la Cámara de los Lores un proyecto de ley que le obligaría a pedir la prórroga. Las negociaciones entre Theresa May y Jeremy Corbyn han dejado al descubierto que la salida de la Unión Europea no solo divide a los conservadores sino también a los laboristas. 

La confirmación de que un nuevo plebiscito a cambio de respaldar su acuerdo del brexit en el Parlamento está sobre la mesa de negociaciones encendió los ánimos del sector euroescéptico, representado por un grupo de diputados elegidos por circunscripciones en las que la mayoría de la población respaldó en el 2016 la ruptura con la UE. Un segundo referendo «dañaría la confianza de muchos votantes laboristas tradicionales y reduciría nuestras posibilidades de ganar unas elecciones generales», advierten en una carta a Jeremy Corbyn, veinticinco parlamentarios laboristas. 

Nueva reunión hoy

Theresa May invitó el martes a Corbyn a un diálogo sobre un plan conjunto para el brexit y la segunda reunión se celebró ayer, sin los líderes y con la discreción de la primera. Después de cuatro horas de encuentro, según los portavoces del Gobierno, ministros y responsables de carteras en la oposición acordaron retomar hoy el diálogo.