Abdelaziz Buteflika, el último gran líder árabe con puño de hierro

J. martín ARGEL / EFE

INTERNACIONAL

El todavía presidente Abdelaziz Buteflika
El todavía presidente Abdelaziz Buteflika AGENCIA DE NOTICIAS APS | Europa Press

Abdelaziz Buteflika pasará a la historia como un astuto negociador y un hombre entregado en cuerpo y alma a la política

03 abr 2019 . Actualizado a las 07:17 h.

Último de los líderes árabes que dominaron con puño de hierro la época postcolonial, Abdelaziz Buteflika pasará a la historia como un astuto negociador, un hombre entregado en cuerpo y alma a la política que se manejó hábilmente en las bambalinas del poder y garantizó la supremacía del Ejército.

Nacido en la ciudad fronteriza marroquí de Oudja, hijo de una acomodada familia de Tlemcen, Bouteflika inició su carrera a los 19 años en las filas del llamado Ejército de Fronteras, la milicia que se levantó y lideró la guerra de independencia de África (1956-1961), una de las más sangrientas del continente. Fontanero político de su líder, el coronel Houari Boumediane, el joven Bouteflika fue la voz que derrumbó el acuerdo de paz de Evian y que abrió las puertas al golpe de Estado incruento que le daría el poder al nuevo Ejército argelino.

En 1963, a la edad de 26 años y con el derrocado Ben Bella aún en el poder, fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores, un puesto que desempeñaría durante tres lustros y que le convertiría en la cara amable del régimen militar argelino en tiempos convulsos.