Listo el plan de choque de la UE para una salida sin acuerdo

INTERNACIONAL

JULIEN WARNAND | EFE

Estas son las principales recomendaciones y advertencias de última hora que ha lanzado a sus ciudadanos la Unión Europea

26 mar 2019 . Actualizado a las 08:16 h.

Noventa notas preparativas, tres comunicaciones y diecinueve propuestas legislativas después, la UE da por terminado el plan de choque para un brexit duro. Lo anunció ayer la Comisión Europea, en vista de que el divorcio se precipita hacia una ruptura traumática y caótica. Estas son las principales recomendaciones y advertencias de última hora que ha lanzado a sus ciudadanos.

Estudiantes Erasmus

En el limbo legal. Los jóvenes que tienen pensado iniciar un intercambio universitario en el Reino Unido después del 12 de abril deberán tener en cuenta el limbo legal en el que se pueden ver envueltos si se produce un brexit duro. La Unión Europea tendrá que dejar de financiar el programa en el país si Londres decide interrumpir sus contribuciones al presupuesto de la UE del 2019, último año del actual marco presupuestario europeo. Ningún intercambio deberá prolongarse más allá del 31 de diciembre del 2019 porque el marco de colaboración desaparecerá. «Deberían verificarlo directamente con la universidad», sugiere Bruselas. Otros programas para investigadores, como el Marie-Curie, podrían verse en la misma tesitura.

Ciudadanía

Nuevo estatuto de inmigración. Para los europeos que ya están viviendo en el Reino Unido o para quienes lleguen antes de la fecha efectiva del divorcio (12 de abril) y deseen residir en el país tendrán hasta el 31 de diciembre del 2020 para pedir, al igual que sus familiares, el nuevo estatuto de inmigración. El Gobierno británico asegura que respetará los derechos adquiridos en materia de pensiones, pero Bruselas recomienda revisar las nuevas disposiciones sobre cotizaciones, prestaciones por enfermedad, ayudas familiares o subsidios de desempleo y obtener una prueba de los períodos de trabajo, residencia o de seguro ante la seguridad social británica. Quienes tengan la intención de trasladarse al Reino Unido después del brexit deberá tramitar un permiso bajo las nuevas normas de inmigración británicas, so pena de expulsión.