Una matanza interétnica en el centro de Mali acaba con 135 asesinados

Las víctimas pertenecen a la etnia peul y fueron masacrados por los bambara coincidiendo con una visita de la ONU

Las fuerzas armadas malienses buscan a los autores de la matanza ocurrida en el centro del país
Las fuerzas armadas malienses buscan a los autores de la matanza ocurrida en el centro del país

REDACCIÓN / AGENCIAS

El número de personas asesinadas en un ataque contra el poblado de Ogossagou, en el centro de Mali, asciende ya a 135 personas, todos ellos de etnia peul, asesinados presuntamente por cazadores de etnia bambara conocidos tradicionalmente como «donzos».

Autoridades locales señalaron a Efe que, hasta el momento, han enterrado a 90 de los muertos, pero queda medio centenar de cadáveres, totalmente calcinados, aún por inhumar.

Entre las víctimas de este poblado de pastores de la región de Mopti hay numerosos ancianos, mujeres y niños, que no pudieron escapar a los donzos que habían rodeado el poblado y quemado cerca de 400 viviendas.

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, ha convocado un consejo de ministros extraordinario  y ha ordenado una investigación sobre esta matanza de civiles, la más grave de los últimos años.

En la zona se esperaba esta mañana a una misión del Comité Internacional de la Cruz Roja que también va a formar parte de la investigación, supuestamente al lado del gobierno.

Se da la circunstancia de que la matanza se producjo justo cuando visitaba el país una misión del Consejo de Seguridad de la ONU que ha venido precisamente para investigar el alarmante aumento de violencia (religiosa, separatista o étnica) en el centro y norte del país, y evaluar la continuidad de la misión de cascos azules en Mali (Minusma) actualmente la más mortífera del mundo.

Por su parte, la Asociación Maliense pro Derechos Humanos ha recordado al gobierno que «es imperativo desarmar sin demora a todos los grupos ilegalmente armados que operan en el centro y el norte del país». Con ello, la AMDH apunta a la tolerancia que el Gobierno ha mostrado con todo tipo de milicias llamadas de autodefensa que protegen los intereses de tuaregs, peuls, agricultores o pastores, una tolerancia que a veces es mera connivencia cuando el gobierno usa a unas milicias contra otras.

La región de Mopti fue durante todo el año pasado escenario de choques intermitentes entre los grupos tuareg rivales o entre los cazadores y los pastores por el control de la tierra, y por razones religiosas ya que los cazadores acusan a los peul de tener vínculos con los grupos yihadistas locales.

La ONG Human Rights Watch alertó de que durante el 2018 más de 200 civiles murieron y decenas de aldeas fueron incendiadas en el centro de Mali como consecuencia de ataques de milicias formadas por grupos étnicos de la zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una matanza interétnica en el centro de Mali acaba con 135 asesinados