Haití sacrifica a su primer ministro para salvar al presidente

La Cámara de Diputados aprobó una moción de censura contra Jean Henry Ceant en medio de una severa crisis política y económica

El primer ministro de Haití, Jean Henry Ceant,  durante una sesión de la Cámara Alta
El primer ministro de Haití, Jean Henry Ceant, durante una sesión de la Cámara Alta

REDACCIÓN / LA VOZ

La Cámara de Diputados de Haití aprobó ayer una moción de censura en contra del primer ministro, Jean Henry Ceant, en medio de una severa crisis política y económica, seis meses después de que asumiera el cargo.

Ceant, en el cargo desde al pasado septiembre, fue convocado por los diputados para ser interpelado por la falta de acciones ante la actual crisis y las violentas protestas callejeras, pero no acudió a la sesión ya que coincidió con un proceso similar en el Senado por un caso que involucra a siete extranjeros detenidos el mes pasado con armas automáticas y que fueron sacados del país cuatro días después en circunstancias aún no esclarecidas.

La moción de censura en contra de Ceant, político, notario y exprecandidato presidencial, fue aprobada por 93 diputados, mientras que seis votaron en contra y tres se abstuvieron.

El presidente de la Cámara de Diputados, Gary Bodeau, envió al presidente haitiano, Jovenel Moise, una comunicación donde le informó del proceso llevado a cabo contra Ceant, a lo que el gobernante contestó que iniciará consultas con el Parlamento para iniciar el proceso de designación de otro primer ministro.

Pero sectores de la oposición que reclaman la salida de Moise del poder aseguraron que el Gobierno utiliza el proceso para desviar la atención del país en torno a la crisis económica y social y anunciaron nuevas protestas el próximo 29 de marzo.

Haití vive una profunda crisis económica y política agravada tras las masivas y violentas protestas de dos semanas que iniciaron el pasado 7 de febrero, el mismo día en el que Moise cumplió dos años en el cargo.

En dichas protestas, convocadas por una de las facciones más radicales de la oposición, murieron 26 personas, según los datos de algunas oenegés.

Fuego y muerte en Haití para denunciar la pobreza

HÉCTOR ESTEPA
Un hombre permanece sentado sobre el féretro de una de las víctimas de las protestas de febrero contra el Gobierno de Jovenel Moise
Un hombre permanece sentado sobre el féretro de una de las víctimas de las protestas de febrero contra el Gobierno de Jovenel Moise

La revuelta callejera se ha multiplicado en las últimas semanas

Casas ardiendo. Vehículos calcinados. Disparos. Saqueos. Muertos. Haití, el país más pobre del continente americano, víctima de esclavitud, matanzas, invasiones, dictaduras y algunos de los peores desastres naturales de la Historia del mundo, ha vuelto a sumirse en una espiral de violencia. Miles de personas protestan en las calles, desde el pasado 7 de febrero, contra el Gobierno del presidente Jovenel Moise, un empresario bananero, sin anterior experiencia política, que ha caído en desgracia para una población hastiada de la pobreza y la corrupción.

Al menos 26 personas han resultado muertas en incidentes violentos que han tenido lugar en el contexto de las manifestaciones, según ha difundido la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). El organismo internacional también recabó «información preocupante sobre bloqueos de calles, avenidas y carreteras. Violencia dirigida a manifestantes. Disparos esporádicos y detenciones de personas en el marco de las protestas».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Haití sacrifica a su primer ministro para salvar al presidente