Agencias/Redacción

Miles de personas se congregaron el viernes en el centro de Argel para exigir la partida del presidente Abdelaziz Buteflika, que aplazó la elección presidencial extendiendo con esa decisión su propio mandato que debía finalizar el 28 de abril, según informa AFP.

Buteflika, de 82 años, disminuido por las consecuencias de un ictus que sufrió en 2013 y a causa del cual sus apariciones públicas son muy escasas desde entonces, se enfrenta a una protesta masiva, nunca vista desde su elección como presidente hace 20 años.

En la plaza de la Grande-Poste de Argel, donde se encuentra el edificio del correo central, centenares de personas se reunieron el viernes por la mañana para agitar banderas argelinas y gritar consignas contra el poder, ante la mirada pasiva de los policías.

Hacia el mediodía eran miles de personas en esta emblemática plaza, y esto casi dos horas antes del comienzo previsto de la cuarta manifestación semanal en Argelia.

Algunos dijeron que llegaron desde Tizi-Ouzou, una importante ciudad de la región de Cabilia, a unos 100 km al este de Argel y que pasaron la noche en la capital argelina por temor a que las autoridades cierren los accesos a la ciudad.

«Sabíamos que iban a cerrar las carreteras, entonces pasamos la noche» en Argel, explicó a AFP Mokran, un albañil de 43 años.

Una decena de camionetas de la policía estaban estacionadas cerca de la plaza y como casi todos los días desde hace tres semanas un helicóptero sobrevuela la capital desde primera hora.

Como cada viernes también, los habitantes empezaban a desplegar banderas argelinas en las ventanas.

«¡Váyanse!»

Toda la semana, el poder intentó convencer, con dificultad, que aplazando la presidencial hasta el fin de una «conferencia nacional» para proponer reformas y elaborar una nueva Constitución, el presidente había respondido a los argelinos disconformes.

El martes y el miércoles estudiantes y universitarios, así como maestros y alumnos de secundaria se manifestaron para hacer saber claramente que estimaban que el mensaje de la calle no fue escuchado.

Durante toda la semana los llamados a manifestarse masivamente por cuarto viernes consecutivo fueron compartidos en las redes sociales, con palabras clave explícitas: «#partirán_todos», «#Fuera».

La conferencia de prensa conjunta del jueves del nuevo primer ministro Nuredin Bedui -que reemplazó el lunes al impopular Ahmed Uyahia- y del viceprimer ministro Ramtan Lamamra no convenció. En vez de sosegar a los manifestantes pareció reforzar el movimiento de protesta.

«Escuchamos el mensaje de la juventud argelina» y «las reivindicaciones de la calle» fijarán el rumbo del futuro gobierno, cuya composición será anunciada la próxima semana, aseguró Bedui.

Bedui justificó el aplazamiento de la elección presidencial y la prórroga del mandato del presidente por plazo indefinido por «la voluntad del pueblo», una decisión considerada ilegal o inconstitucional por numerosos observadores.

«¡Váyanse!» tituló el viernes el periódico El Watan, que retoma una reivindicación de los manifestantes y cree que Bedui «evitó las verdaderas preguntas» durante su comparecencia ante la prensa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los argelinos toman la calle por cuarta semana consecutiva