La presión de los argelinos en las calles pone fin a la era de Buteflika

La Voz R. P. REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Los argelinos salieron a las calles de la capital a celebrar la decisión del presidente Buteflika
Los argelinos salieron a las calles de la capital a celebrar la decisión del presidente Buteflika RYAD KRAMDI | AFP

El presidente renuncia a la reeleción, aplaza los comicios y abre un período de transición

12 mar 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Los argelinos lo veneraron durante muchos años por haber llevado la paz a Argelia, tras una década de guerra civil que dejó 200.000 muertos, pero desde hace tiempo le acusaban de aferrarse al poder pese a su precaria salud. Después de tres semanas de protestas en las calles, el presidente Abdelaziz Buteflika se ha visto obligado a renunciar a optar a un quinto mandato. Poco tardaron las celebraciones en las calles, con centenares de personas ondeando banderas nacionales y haciendo sonar las bocinas de los vehículos en el centro de Argel. El objetivo del régimen es llevar al país a una transición pacífica en un país clave para Europa.

Un día después de su regreso al país, tras dos semanas en un hospital de Suiza, el veterano mandatario tomó ayer la decisión de no presentarse a la reelección y de aplazar los comicios presidenciales previstos para el 18 de abril. Las elecciones tendrán lugar al término de una conferencia nacional encargada de reformar el sistema político y elaborar un proyecto de Constitución de aquí a finales del 2019. Hasta que el pueblo argelino «haya elegido libremente» a su sucesor, Buteflika seguirá siendo jefe de Estado, pese a que su mandato concluía el próximo 28 de abril.

El anunció llegó acompañado de la renuncia del Gobierno de Ahmed Uyahia, muy criticado por los manifestantes, y Nuredin Bedui ha recibido el encargo de formar uno nuevo. El viceprimer ministro (un cargo que no existía desde el 2012) será Ramtan Lamamra, un diplomático bien considerado en el extranjero.