La línea férrea de alta velocidad amenaza con provocar la caída del Gobierno italiano

Salvini y Di Maio se reúnen este fin de semana para sortear las diferencias

Salvini es favorable a la alta velocidad dado el fuerte arraigo de la Liga en el norte del país y entre los empresarios
Salvini es favorable a la alta velocidad dado el fuerte arraigo de la Liga en el norte del país y entre los empresarios

Roma / corresponsal

Las diferencias entre la Liga de Matteo Salvini y el Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio se han puesto en evidencia en el proyecto de conexión del tren de alta velocidad entre Lyon y Turín y amenazan con provocar la caída del Gobierno de coalición. Ambos líderes se han dado de plazo hasta mañana para llegar a un acuerdo sobre el futuro de la línea ferroviaria. «Será un largo fin de semana de trabajo», comentó Di Maio. «La verdadera cuestión es que no hay acuerdo dentro del Gobierno», confirmó.

Las posiciones encontradas de los dos vicepresidentes, Salvini y Di Maio, sobre la viabilidad del proyecto viene de lejos. Cuando en junio pasado firmaron el «contrato de gobierno» estipularon que la conexión Lyon -Turín debería ser «renegociada íntegramente». Mientras la Liga, con fuerte arraigo en el norte y entre los empresarios, es favorable al proyecto, el M5E siempre ha apoyado a colectivos ciudadanos contrarios, porque en su opinión supone un derroche de dinero público. El pasado jueves el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte pidió a los otros dos socios del proyecto, Francia y la Unión Europea, abrir una negociación para estudiar el refinanciamiento de la línea de alta velocidad a lo que Salvini respondió asegurando que «es justo pedir que Francia y la UE contribuyan más, todo puede mejorarse pero no hay que interrumpirlo. Espero que gane el sentido común». E insistió en su posición: «Veamos quién es más terco. Estoy acostumbrado a ir hasta el final». El líder de la Liga también se mostró a favor del concurso público para la adjudicación de las obras que el consejo de administración del TELT (Túnel Euroalpino Lyon Turín) abrirá mañana y al que Di Maio se opone.

El jefe del M5E se agarra a los altos costes del proyecto para rechazar el proyecto: «No quiero que el dinero de los italianos se vea comprometido». En realidad detrás de su posición está la pérdida de credibilidad este los votantes, ya que la oposición a la línea Lyon-Turín es una de las reivindicaciones históricas de su formación. Los descalabros en las últimas elecciones regionales parciales ha puesto muy nervioso a Di Maio, que teme una revuelta de las bases contra su liderazgo.

Como ya ocurrió con otras decisiones controvertidas como el decreto de seguridad e inmigración, se espera que la sangre no llegue al río y al final Salvini y Di Maio lleguen a un acuerdo. A los dos les interesa llegar sin fisuras a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La línea férrea de alta velocidad amenaza con provocar la caída del Gobierno italiano