«Michael Cohen solo dijo un 5 % de verdades», dice el presidente Trump

Su exabogado retrató al magnate neoyorquino como un mafioso que deja el trabajo sucio a otros


Washington / E. La Voz

La fórmula del presidente de EE.UU., Donald Trump, es sencilla: lo que le beneficia es cierto, lo que le perjudica, una mentira. Ha sido así con la «caza de brujas» del fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller (a cuyo equipo aplaudió cuando emitió un infrecuente comunicado en el que cuestionó una información publicada por un medio digital), y así ha sido de nuevo en el caso de su exabogado Michael Cohen, quien durante diez años fue su pitbull, alguien dispuesto a recibir una bala por él, y que el miércoles hizo un acto de contrición ante el Congreso al promover una imagen delictiva e inmoral del presidente.

El testimonio de Cohen, que ingresará tres años en prisión por fraude fiscal, mentir al Congreso en su comparecencia del 2017 y por pagos ilícitos para comprar el silencio de dos mujeres que habían mantenido presuntamente relaciones con Trump, contuvo, según el presidente, apenas un «5 %» de verdad. «Mintió mucho, pero fue muy interesante porque no mintió sobre una cosa. Dijo que no hubo conspiración con Rusia» Sin embargo, Cohen se limitó a señalar que no tenía pruebas, aunque sí «sospechas».

En la rueda de prensa en Hanói, Trump reconoció que intentó «ver todo lo que pude» de la comparecencia de su exabogado, y afeó como algo «terrible» que hubiera tenido lugar durante su fallida cumbre con Kim Jong-un. En previsión de los problemas legales que se le abren tras la comparecencia del exletrado, algunos de los republicanos más fieles a Donald Trump han solicitado que el Departamento de Justicia investigue a Cohen por perjurio.

Cohen pinta a Trump como un mafioso que deja el trabajo sucio a otros

Mercedes Gallego

El exabogado asegura que el presidente sabía de los contactos con Wikileaks

La audiencia más esperada en Washington ofreció ayer una mirada intimista al modus operandi de Donald Trump, deleitó a sus opositores y borró del mapa informativo la cumbre con Kim Jong-un, pero no reveló nada nuevo sobre la trama rusa. «Trump es un racista, un mentiroso y un tramposo», afirmó su exabogado Michael Cohen bajo juramento ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Un mafioso dispuesto a hacer «cualquier cosa para ganar», pero nada que le ligue directamente con los rusos para alzarse presidente.

Trump no tiene correos electrónicos, no manda mensajes de texto, ni da órdenes directas para no mancharse las manos, pero todo el mundo a su alrededor sabe lo que quiere y actúa con diligencia. En Trump Organization no se hacía nada sin su consentimiento, aunque había algunos personajes que operaban por su cuenta, como Roger Stone, que le mantenía informado por teléfono sobre sus progresos. Eso es lo que ocurrió el día que le llamó para decirle que había hablado con Julian Assange y sabía que en los próximos días Wikileaks iba a soltar «una cantidad masiva de e-mails que dañarían la campaña de Hillary Clinton». Pero de ahí a que coordinara su lanzamiento va un gran trecho.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Michael Cohen solo dijo un 5 % de verdades», dice el presidente Trump