«Gretel» hace limpia en la política alemana

La presidenta del partido de Merkel, disfrazada de señora de la limpieza, aprovecha una actuación de carnaval para dar estopa a sus colegas

Transformada en Gretel, la señora de la limpieza,  Annegret Kramp-Karrenbauer ha dado un barrido a la política alemana en el carnaval del Sarre
Transformada en Gretel, la señora de la limpieza, Annegret Kramp-Karrenbauer ha dado un barrido a la política alemana en el carnaval del Sarre

Berlín / Colpisa

Transformada en Gretel, la señora de la limpieza, con delantal, pañuelo en la cabeza y escoba en mano, la presidenta de la gubernamental Unión Demócrata Cristiana alemana (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, ha dado un barrido a la política del país y puesto verdes a los dirigentes mas conocidos, aprovechando que es carnaval y se ha abierto la veda de la mofa y el escarnio. De sus comentarios satíricos en la fiesta anual de las asociaciones de carnaval del estado del Sarre en la noche del domingo no se libraron ni su antecesora al frente de la CDU y canciller, Angela Merkel, ni el titular de Interior, Horst Seehofer, ni el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas. Kramp-Karrenbauer se permite esta licencia todos los años desde el 2009, primero como ministra de Educación y Cultura del Sarre, luego como primera ministra de esa pequeña región limítrofe con Francia y ahora como líder del más importante partido político alemán. Y siempre en el papel de Gretel, la limpiadora que «barre la porquería de los políticos y la esconde bajo las alfombras», según dice ella misma. Tan solo en una ocasión falló a su cita anual con el escenario. El pasado año las negociaciones para la reedición de la gran coalición de conservadores y socialdemócratas en Berlín no le permitieron acudir a la fiesta de las asociaciones de carnaval en la pequeña localidad de St. Ingberg. Entre tanto, Gretel ha ascendido laboralmente y mudado su lugar de trabajo. La limpiadora cotilla ha abandonado el Parlamento de Saarluis para sacar brillo en Berlín a la Konrad Adenauer Haus, la sede de la CDU. «Pero no ha cambiado nada, la porquería es la misma», aseguró el domingo ante los mas de mil asistentes disfrazados al evento, que concentró además a un apreciable número de periodistas y fotógrafos, deseosos de relatar y retratar el sentido del humor de la que podría suceder a Merkel al frente del Gobierno alemán. Una intervención que fue incluso televisada en directo por la cadena regional.

Annegret Kramp Karrenbauer (AKK, para sus compañeros de partido) se dirigió a los presentes durante su media hora de actuación en el dialecto del Sarre, que alarga las vocales y se traga letras de muchas palabras. Y reveló cotilleos como que Angela Merkel «siempre espera a ver de dónde viene el viento» antes de tomar una decisión y que los socialcristianos bávaros han «conseguido por fin» librarse de su ya expresidente Horst Seehofer y aparcarlo en la capital federal como ministro de Interior para hacer la vida imposible a la canciller. Tampoco faltó el chiste del avión que está a punto de estrellarse cuando lleva a bordo a los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin. Ni alusiones al sobrepreso del ministro de Economía, Peter Altmeier, procedente como AKK de la región del Sarre, que tuvo que renunciar a la cartera de Exteriores porque la flota aérea del Gobierno federal tendría dificultades para transportarle. O a que el casting para formar el último gabinete de Merkel fue similar a la versión alemana del concurso televisivo La Voz.

«Lo hace realmente bien», afirmó Klaus Ludwig Fess, presidente de la Federación Alemana de Carnaval. «Lo que presenta sobre el escenario y el humor que muestra son para quitarse el sombrero», añadió. También su sucesor al frente del Gobierno del Sarre, el democristiano Tobias Hans, se mostró entusiasmado ante las cualidades como cabaretera de su correligionaria. «Como todos los sarrenses, encuentro sus actuaciones estupendas. Demuestra que es fiel a nuestra tradición carnavalera», dijo Hans. La presidenta de la CDU es desde su niñez miembro de una comparsa de carnaval y ya en su juventud mostró sus cualidades como humorista en los escenarios. En St. Ingberg cuentan con ella para la edición del año próximo, pero están preocupados con la posibilidad de que suceda a Merkel al frente del Gobierno federal. Habrá que ver si, llegado el caso, ese cargo le permite seguir haciendo chistes a costa de otros políticos para recocijo del pueblo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Gretel» hace limpia en la política alemana