Budapest / Agencias

El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, llegó este lunes a Hungría, en su primera escala de su gira europea, con el objetivo de reducir la influencia de Rusia y China. Tiene previsto un encuentro con Víktor Orbán, el único jefe de Gobierno de la UE que apoyó a Donald Trump en la campaña a las presidenciales.

El dirigente magiar comparte con el estadounidense su antipatía por los inmigrantes y su entusiasmo por defender una identidad cultural cristiana, al punto que llegó a considerar a Trump un «icono» para los soberanistas. La simpatía que despierta Orbán ahora por EE.UU., tras el trato frío que recibió de Barack Obama, no se ha plasmado en hechos.

El objetivo de Pompeo es incrementar la cooperación comercial, diplomática y militar con Hungría. Aunque es un país la OTAN, la Administración Trump busca un acuerdo de cooperación bilateral sobre defensa, que permitiría a las tropas estadounidenses moverse libremente por el país. Algo que sería muy controvertido e irritaría al presidente ruso, Vladimir Putin, que tiene en Orbán a un aliado dentro de la UE. Washington también ha expresado su preocupación por las crecientes relaciones entre Hungría y China, incluyendo un acuerdo que envuelve al gigante Huawei para desarrollar en el país redes de telefonía móvil de quinta generación.

En la conferencia conjunta con Pompeo, el ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó. puso de manifiesto que las constantes críticas de Washington y capitales europeas por la relación con Rusia no eran bien recibidas por el gobierno húngaro.«En lo que se refiere a Rusia, y se lo he dicho al secretario de Estado, hay una enorme hipocresía y corrección política en la arena política europea», dijo Szijjarto, sin esconder su irritación.

El canciller admitió que Hungría depende de Rusia para cubrir el 85 % de sus necesidades energéticas, pero recordó que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, también participó de un foro sobre energía en San Petersburgo el año pasado.«Estamos legítimamente cansados de que nos retraten como teniendo una relación especialmente próxima con Rusia», lamentó el diplomático. Orban defiende la anulación de las sanciones aplicadas por Europa contra Rusia.

Putin visitó Budapest dos veces el año pasado, y Orban lo recibió de forma cálida en un gesto desafiante hacia los esfuerzos de Washington por impedir esa aproximación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pompeo se reúne con Orbán con el objetivo de alejar a Hungría de Rusia y China