Los sindicatos desafían a Di Maio y Salvini

Las principales centrales exigen al Gobierno un plan de inversiones más agresivo y una reforma de las pensiones

 Los tres principales sindicatos de Italia hicieron hoy una demostración de fuerza con una manifestación en Roma
Los tres principales sindicatos de Italia hicieron hoy una demostración de fuerza con una manifestación en Roma

Roma / corresponsal

Cuando saltan las alarmas tras los últimos datos económicos y se habla ya de una Italia en recesión, los sindicatos se unieron ayer en Roma para protestar contra el Gobierno populista al que piden una verdadera política de crecimiento. Bajo el lema Futuro al lavoro y llegados de todo el país en 12 trenes especiales, 1.300 autobuses, ferris y vuelos especiales, más de 200.000 personas iniciaron la marcha en plaza de la República para finalizarla en la de San Giovanni en un mitin en el que intervinieron los líderes de los tres principales sindicatos. También estaba una delegación de Confindustria, la patronal de los empresarios, porque «estamos, como los trabajadores, preocupados por la política económica de este Gobierno». 

Los sindicatos piden al Ejecutivo un plan de inversiones más agresivo, así como una verdadera reforma de las pensiones, ya que consideran que la propuesta del Gobierno de coalición del Movimiento 5 Estrellas, de Luigi Di Maio, y la Liga ,de Matteo Salvini, es insuficiente. Además dicen que la renta ciudadana, propuesta estrella de M5E, no es suficiente para luchar contra la pobreza y el desempleo.

Para Maurizio Landini, que se estrenaba como secretario de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), apeló al Gobierno a entablar un diálogo. «Si tienen un poco de inteligencia, escuchen esta plaza. Nosotros somos el cambio», aseguró. Landini se quejó de que hay «un viceprimer ministro que tiene tiempo para reunirse con opositores al Gobierno de un país vecino, pero no para hacerlo con los de su propio país, es decir los sindicatos», en alusión al polémico encuentro de Di Maio con los chalecos amarillos franceses. Para Annamaria Fulan de la central CISL, el Gobierno «tiene que cambiar de dirección, estamos con un pie en la recesión» aseguró. Para Carmelo Barbagallo, de UIL, «un Gobierno del cambio no puede cambiar el país para peor».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los sindicatos desafían a Di Maio y Salvini