El artífice del proceso de paz en el Úlster llevará a May a los tribunales

Trimble dice que el «brexit» viola los principios del Acuerdos de Viernes Santo

Theresa May visita hoy Irlanda del Norte para intentar llegar a una acuerdo sobre la frontera
Theresa May visita hoy Irlanda del Norte para intentar llegar a una acuerdo sobre la frontera

Londres / E. La Voz

Lord Trimble, que recibioóel Premio Nobel de la Paz por su papel en el Acuerdo de Viernes Santo en el Úlster, anunció ayer que planea llevar a los tribunales al Gobierno de Theresa May porque, según él, el acuerdo de salida de la UE incumple los principios del proceso de paz alcanzado en Belfast en 1998. El arquitecto del acuerdo de paz quiere iniciar un proceso de revisión judicial para garantizar que la creación de una hipotética frontera entre las dos Irlandas se retire del acuerdo pactado por Bruselas y Londres.

Los parlamentarios británicos se reunieron ayer con el Gobierno para discutir arreglos alternativos a la propuesta del citado respaldo de la frontera irlandesa. Las conversaciones durarán tres días, en un intento de evitar el regreso a los controles fronterizos entre el Úlster e Irlanda. El ministro del Interior británico, Sajid Javid, alegó que se podría utilizar la «tecnología existente» para crear un control virtual, si bien desde Bruselas se niegan a hacer cambios al acuerdo.

El grupo de trabajo incluye a los diputados tories Steve Baker, Marcus Fysh, Owen Paterson, Damian Green y Nicky Morgan y mantendrá reuniones periódicas con el ministro del brexit, Stephen Barclay, así como con altos funcionarios gubernamentales. El portavoz de la primera ministra explicó que estaban «explorando ideas» y que quieren realizar ese trabajo «con urgencia». 

May visitará hoy Irlanda del Norte con la intención de calmar los temores sobre una reforma fronteriza posbrexit. La primera ministra ofrecerá su «compromiso absoluto» para evitarlo, a pesar de no haber logrado un acuerdo con la UE para que así sea, y se reunirá también con líderes empresariales de la zona. 

Piden dimisiones

La diputada conservadora y partidaria de seguir en la UE, Anna Soubry, advirtió a los ministros que serán «cómplices de un desastre» si permiten que el brexit se lleve a cabo el 29 de marzo. Sugirió que deberían dimitir para presionar a May si esta finalmente se niega a descartar un divorcio sin acuerdo. Su compañero de filas y acérrimo defensor de la salida de la UE, Jacob Rees-Mogg, se opone a usar inversión en áreas desfavorecidas que apoyan los laboristas con el fin de lograr que los parlamentarios de esas zonas respalden el acuerdo de May. En su nuevo programa de radio, Rees-Mogg se mostró sorprendido por este plan, diciendo que «no es así como funciona normalmente el Gobierno británico». 

Nissan también se va

Mientras, en Londres continúa el debate tras conocerse que el Gobierno de May ofreció al fabricante de coches Nissan hasta 80 millones de libras (unos 91 millones de euros) poco después de la victoria del brexit, a cambio de que la empresa continuase produciendo nuevos modelos en su fábrica ubicada en la localidad inglesa de Sunderland.

Finalmente, la oferta fue rebajada a 61 millones de libras y ayer el Comité del Tesoro exigió saber por qué este pago no se reveló con anterioridad. El ministro de Negocios británico, Greg Clark, ofreció una serie de garantías en una carta confidencial dirigida al ahora expresidente de Nissan, Carlos Ghosn, mientras la compañía reflexionaba sobre su inversión en el Reino Unido, aunque finalmente construirá el modelo X-Trail en Japón.

El presidente de Nissan para Europa, Gianluca de Ficchy, defendió esa decisión por «razones empresariales» y porque la incertidumbre sobre la futura relación del Reino Unido con la UE «no está ayudando a compañías como la nuestra a planear el futuro».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El artífice del proceso de paz en el Úlster llevará a May a los tribunales