Manuela Bolívar: «Los opositores no estamos haciendo un llamamiento a un golpe»

La diputada del Parlamento de Venezuela cree que los demócratas del mundo están respaldando que los venezolanos quieran democracia

Manuela Bolívar comparte partido con Juan Guaidó
Manuela Bolívar comparte partido con Juan Guaidó

Caracas / E. la voz

Manuela Bolívar es diputada de la Asamblea Nacional venezolana por el partido Voluntad Popular. Comparte agrupación con el presidente encargado, Juan Guaidó. Psicóloga de profesión, dice que su mayor motivación para luchar por Venezuela es su hijo de tres años y cree estar al final del camino. La parlamentaria Atiende a La Voz durante un acto de Guaidó en Caracas.

-¿Cómo valora lo que está ocurriendo en Venezuela?

-Es el retrato de una sociedad que se niega a ser dominada, porque lo que hoy está ocurriendo en Venezuela, más allá de una dictadura, es un sistema de dominación. Cada individuo que nos ha apoyado, tanto dentro como fuera del territorio, ha tomado una postura más allá del elemento ideológico. La movilización que apoyó al presidente Juan Guaidó no solo tuvo opositores. También tuvo chavistas descontentos.

-¿Por qué?

-Ocurre porque este sistema de dominación tiene a los venezolanos pasando hambre, muriéndose por falta de medicamentos y huyendo por las fronteras en busca de un futuro. Esta es una sociedad que se está encaminando en proteger su Constitución y ampararse en ella.

«El régimen de Maduro se niega a habilitarle al país una salida que no sea traumática»

-¿Cuál es la hoja de ruta de la Asamblea Nacional?

-Aquí no estamos haciendo un llamamiento a un golpe de Estado, sino a que cese una usurpación, se establezca un gobierno de transición y luego se convoque en 30 días a una elección que permita a los venezolanos escoger libremente, más allá del liderazgo, qué modelo de vida quieren. Hoy los venezolanos queremos vivir en democracia, tener poderes autónomos, que haya un control contra la corrupción, que las instituciones funcionen para lo que son, que es para garantizar derechos.

-¿Qué cree que va a ocurrir en los próximos días?

-Tenemos un régimen que se niega a habilitarle al país una salida que no sea traumática. Desde el 23 de enero hay más de 35 personas muertas. Esto si lo sumas a todos los que mueren en los hospitales, y a todos los que mueren por hambre, aquí ya hay muchas víctimas producto del régimen.

-¿Entonces?

-Nuestro llamamiento es a las Fuerzas Armadas, a que se apeguen a la Constitución, hagan que cese la usurpación, y podamos establecer un gobierno de transición que llame a unas elecciones libres en donde los venezolanos podamos escoger.

-¿Cómo valora la respuesta de la comunidad internacional?

-Es necesaria y es indispensable. Hoy los demócratas del mundo están respaldando el que los venezolanos quieran democracia. Los venezolanos no solo nos estamos enfrentando con un régimen militar. Estamos hablando de crimen organizado. El uso de la violencia aquí es para coaccionar y para dominar.

«Los demócratas del mundo están respaldando que los venezolanos quieran democracia»

-Se sienten respaldados.

-Entender que el mundo está con nosotros y contra un régimen que oprime es en efecto un respaldo. Empodera, da fuerza, no te hace sentir solo y te hace continuar. Ves que al final los derechos humanos no son un papelito, sino algo que estamos implementando y que hoy estamos luchando para que puedan ser velados por un Estado de derecho.

-¿Cree usted que la situación política venezolana pueda dar un vuelco pronto?

-Nadie puede decir que una dictadura se cae un viernes a las tres de la tarde. Pero si no hay presión, nada pasa. Hoy están pasando cosas porque hay presión. De fuera y de dentro. Y hoy hay divisiones internas dentro del régimen que los lleva a grandes contradicciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Manuela Bolívar: «Los opositores no estamos haciendo un llamamiento a un golpe»