Setecientos niños, salvados «in extremis» de la expulsión en Holanda

El Gobierno acuerda reconsiderar las deportaciones de los menores, arraigados en el país desde hace más de cinco años

El Gobierno holandés autorizó en septiembre del 2018 la permanencia en el país de dos niños armenios Howick, de 13 años, y Lili, de 12, que escaparon para evitar ser expulsados a Armenia
El Gobierno holandés autorizó en septiembre del 2018 la permanencia en el país de dos niños armenios Howick, de 13 años, y Lili, de 12, que escaparon para evitar ser expulsados a Armenia

Redacción, Agencias

Centenares de niños nacidos o criados en Holanda y sobre los que pesan órdenes de expulsión han recibido este miércoles un respiro. El Gobierno holandés ha presentado un acuerdo de coalición al Parlamento que permitirá a los Servicios de Inmigración reconsiderar estas órdenes que pesan sobre unos 700 niños solicitantes de asilo, arraigados en Holanda con sus familias desde hace más de cinco años, informa la agencia Efe.

Los cuatro partidos de coalición llegaron a este acuerdo la noche del martes, después de recibir fuertes críticas por parte de grupos de derechos humanos y de la sociedad civil porque se trata de deportar a niños, muchos de los cuales nacieron en Holanda, que no conocen ni el idioma ni el país de origen de sus padres.

Según este acuerdo, al menos un 90 % de los niños -630 de 700- podrán quedarse junto a sus familiares, después de que sus casos sean reconsiderados de forma individual.

Una vez resueltos todos estos casos, que, incluyendo a los familiares, involucrarían a unas 1.300 personas de diferentes países, la ley conocida como «el perdón a los niños» -una amnistía que se concedía a algunos menores cuyas solicitudes de asilo fueron rechazadas- será abolida porque se ha demostrado ineficaz.

Esta cuestión había tensado la relación entre los cuatro partidos -el liberal VVD, Llamada Democristiana (CDA), Demócratas 66 y Unión Cristiana- y amenazaba con una crisis de Gobierno porque los liberales se negaban a frenar estas deportaciones, mientras que los otros tres partidos pedían paralizarlas hasta la publicación de un informe oficial sobre la gestión del tema en los últimos años.

La coalición también acordó acortar los procedimientos para evaluar las solicitudes de asilo, que han llegado a tardar más de una década entre recursos y juicios, por lo que se destinará más dinero a los servicios de inmigración.

«Tuvimos que encontrar un nuevo equilibrio y creo que ha funcionado», celebró Klaas Dijkhoff, el líder del VVD, partido del actual primer ministro, Mark Rutte.

Son muchas las polémicas en las que se ha visto envuelto el Gobierno holandés a causa de estas expulsiones.

Una familia de armenios solicitantes de asilo se ha refugiado desde el pasado noviembre en una iglesia protestante de La Haya, donde se han estado celebrando rezos consecutivos desde entonces, aprovechando que la ley holandesa prohíbe a la policía irrumpir en un templo religioso durante la misa.

El pasado septiembre, el Gobierno holandés ya tuvo que enfrentarse a una situación similar con dos niños armenios -Howick, de 13 años, y Lili, de 12-, y se vio obligado a renunciar a su deportación después de que hubieran estado dos días en paradero desconocido huyendo de su expulsión de Holanda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Setecientos niños, salvados «in extremis» de la expulsión en Holanda