Trump atiza el discurso del miedo

Los demócratas critican las falsedades esgrimidas por el presidente en su mensaje a la nación para exigir al Congreso los fondos para su muro fronterizo con México


Nueva York / Corresponsal

Con pocas perspectivas de solucionar el bloqueo político que vive el Gobierno de Estados Unidos, Donald Trump visitará hoy la frontera con México. El presidente siguió ayer sin ofrecer soluciones para poner fin al cierre de la Administración y reiteró que lo mantendrá «lo que haga falta». «Dicen que se trata de una solución medieval. Es cierto. Es medieval, pero funcionó entonces y funcionará incluso mejor ahora», dijo sobre su ansiada valla fronterizo, que ha sido el hilo conductor de su política migratoria. Una vez más, revivió la posibilidad de decretar la emergencia nacional en la frontera sur para conseguir los 5.600 millones de dólares que el Congreso no quiere darle para construir la valla. «Tengo todo el derecho», insistió durante la firma de una ley contra el tráfico de personas ayer en el Congreso.

Las negociaciones continuaron ayer en el Capitolio con Trump exigiendo fondos para el muro y los demócratas negándose a que el dinero aprobado se destine a su construcción. En paralelo, el Partido Republicano puso en marcha su maquinaria de propaganda y difundió un vídeo titulado «Construyamos el muro», en el que recopilan declaraciones de líderes demócratas como Barack Obama o Hillary Clinton, abogando por leyes más fuertes para proteger la frontera.

Este fue también uno de los argumentos que Trump esgrimió la noche local del martes en horario de máxima audiencia durante su primer discurso desde el despacho oval. El presidente no solo no ofreció soluciones al cierre del Gobierno sino que durante casi nueve minutos se dedicó a avivar el discurso del miedo con datos falsos o al menos engañosos. El multimillonario mintió sobre las cifras y exageró los riesgos de la inmigración para el país. «El mes pasado, 20.000 niños migrantes fueron traídos ilegalmente a EE.UU. (…) Son usados como peones humanos por coyotes malvados y bandas despiadadas», declaró el mandatario.

Según varios medios estadounidenses, es «la cifra más irresponsable de las esgrimidas por Trump». La Oficina de Aduana y Acción Fronteriza estadounidense (CBP, por sus siglas en inglés), no lleva el cálculo de «niños migrantes» sino el de «unidades familiares» en las que al menos un adulto acompaña a un menor de edad. Según The Washington Post, la cantidad de «familias fraudulentas» en las que los integrantes no tienen ninguna relación entre ellos «es mínima, un 0,25 %». «Apeló al miedo, no a los hechos», declaró posteriormente la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El presidente también aseguró que, «a solicitud de los demócratas», el muro sería de acero y no de cemento. Dicha afirmación es falsa. Fue el presidente quien comenzó a hablar hace pocos días de la posibilidad del cambio de material en la valla.

La incapacidad de que demócratas y republicanos lleguen a un acuerdo sobre el presupuesto federal motiva que el cierre parcial de la Administración cumpla ya 20 días. El período se acerca así a la parálisis más larga de la historia de EE.UU. que tuvo lugar entre finales de 1995 y principios de 1996, bajo la presidencia de Bill Clinton y que duró 21 días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Trump atiza el discurso del miedo