Macron rechaza la violencia de los chalecos amarillos y avanza nuevas reformas

Las nuevas medidas afectarán a las pensiones, el seguro del paro y la Administración


REDACCIÓN / LA VOZ

Emmanuel Macron sigue en los niveles más bajos de popularidad de su mandato, a pesar de todos los esfuerzos por rebajar su imagen de cierta prepotencia a través de las concesiones a los chalecos amarillos. En su mensaje de fin de año, sin nombrar a los manifestantes, djo haber entendido el mensaje de enfado, que interpreta como una muestra de que los franceses no están dispuestos a resignarse y quieren que el país avance. De ahí su voluntad de continuar con las siguientes reformas, la de las pensiones, del seguro del paro y de la Administración.

Pero Macron también lanzó una doble advertencia en dirección de los chalecos amarillos: que las autoridades actuarán sin complacencia contra la violencia y los desórdenes que han protagonizado estas últimas semanas; y que en ese movimiento han surgido mensajes de odio que son «la negación de Francia».

Críticas

Desde la oposición, la líder ultraderechista, Marine Le Pen, lo trató de «impostor y de pirómano», y su partido le reprochó su actitud agria contra los chalecos amarillos cuando «la nación necesitaba calma, una visión elevada y fraterna, un jefe de Estado árbitro». Jean-Luc Melènchon insistió en que «el presidente de los ricos ha lanzado una cortina de humo» y los socialistas y la derecha tampoco ahorraron críticas.

Según explicó en un comunicado el Ministerio francés del Interior, unas 200.000 personas se concentraron en los Campos Elíseos para la llegada del 2019. Entre ellas había un grupo de únicamente unos 200 chalecos amarillos, que no provocaron altercados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Macron rechaza la violencia de los chalecos amarillos y avanza nuevas reformas