El órdago de Trump: o le dan el dinero para el muro o cierra la Administración

La medida presidencial dejaría sin sueldo a más de 800.000 funcionarios


NUEVA YORK / COLPISa

En el ala oeste de la Casa Blanca, la tensión se corta con un cuchillo por el temor al fantasma del impeachment. Donald Trump está rabioso y más impulsivo que nunca. La investigación del fiscal especial Robert Mueller se cierne sobre él. Su abogado y amigo personal Michael Cohen, con el que hablaba cada día hasta que el FBI registró su oficina en abril, se ha hecho la víctima ante el juez con un dramático testimonio en el que le culpa de todo y dice haberse sentido «prisionero de un hombre que, ahora lo sé, tiene poco que admirar».

Otro de sus más cercanos asesores en la carrera hacia la Casa Blanca también ha caído en las redes de Mueller y aún puede cantar más de lo que pensaba. El martes, un juez que también tumbó su decisión de endurecer el asilo político acusó a Flynn de «vender al país» y pospuso su sentencia hasta marzo, condicionada al valor de la información que comparta. Para esa fecha también será sentenciado su expresidente de campaña, Paul Manafort, lo que permite especular con que Mueller presentado su informe en febrero.

Trump se siente acosado, teme que su presidencia acabe en impeachment ahora que los demócratas están a punto de retomar el control de la Cámara Baja a partir del 3 de enero. Para evitarlo necesita 34 leales en el Senado y el magnate no cuenta en estos momentos con demasiados aliados de los que echar mano, habida cuenta de su carácter depredador hacia sus aliados.

Hasta algunos de los presentadores de Fox que más admira se revolvieron contra él. Al anochecer las figuras más emblemáticas de la ultraderecha, como Ann Coulter y Rush Limbaugh, le acusaron de cobarde por claudicar en la ley de presupuestos sin una partida para financiar el muro. A Coulter le retiró de inmediato su seguimiento en Twitter. De la noche a la mañana anunció que no firmará la ley de continuidad con la que se hubiera financiado el Gobierno federal hasta febrero, a pesar de que el propio vicepresidente aseguró a los senadores que el presidente la firmaría si la votaban.

Eso fue, claro, antes de que Trump leyese la columna de Ann Coulter titulada «Un presidente sin agallas en un país sin muro». De inmediato llamó a Rush Limbaugh para que este pudiera contar en directo que le había dado «su palabra» de que o le dan los 5.000 millones para financiar el muro «o lo cierra todo», anunció el presentador.

Paradójicamente, los primeros que tendrían que trabajar sin sueldo son las patrullas fronterizas, parte del 25 % de funcionarios afectados -unos 800.000- que llegan al fin de semana navideño sin saber si cobrarán el próximo cheque.

Áreas más afectadas

Los estadounidenses están acostumbrados a estas estrategias fiscales que precipitan el cierre de servicios considerados «no esenciales» por el Gobierno federal, que súbitamente se ven privados de fondos. Cuanto más duren estos bloqueos, más graves son sus consecuencias.

El último cierre, el primero de la administración de Trump en enero del 2018, duró tres días. El anterior, en octubre del 2013, había sido mucho más largo, de 16 días, pero aún estuvo lejos del récord de 21 días en 1995-1996.

Esta vez, Donald Trump dijo que estaba listo para un bloqueo «muy largo», mientras persigue el objetivo de obtener fondos para el muro que ha sido el hilo conductor de su política migratoria.

Aunque alrededor del 75 % de los departamentos federales han aprobado presupuestos para varios meses y no se verán afectados, algunos importantes se verán afectados, incluidos los de Seguridad Nacional, Justicia, Comercio, Transporte, Vivienda y Tesorería. Incluso el de Interior, que gestiona los parques nacionales, muy visitados durante este tiempo de celebraciones, como el Gran Cañón.

Un fin de año caótico para Estados Unidos y para el mundo que marcará el ecuador de su mandato. La segunda parte, sin las mentes más estables que creyeron poder trabajar a su lado, es la que realmente tiene a muchos rezando por una nueva venida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El órdago de Trump: o le dan el dinero para el muro o cierra la Administración