La UE se arma para un «brexit» sin acuerdo

Bruselas activa 14 medidas urgentes y excluye del período transitorio a Gibraltar


BRUSELAS / colpisa

La Comisión Europea publicó ayer, a cien días de la escisión, un paquete con hasta catorce nuevas propuestas para rebajar los efectos más inmediatos de una salida del Reino Unido sin acuerdo a partir del próximo 29 de marzo. Son parches, simple paracetamol para el brexit sin pacto. Porque en ningún caso neutralizarían los daños de un divorcio traumático. Para eso ya está el Acuerdo de Retirada, de 585 páginas, que continúa atascado en Londres.

Las medidas tomarán la forma de reglamentos y requerirán la aprobación urgente del Parlamento Europeo y de los veintisiete Estados del club. Servirán para evitar interrupciones en servicios que afectan directamente a ciudadanos y empresas. Y en la mayoría de los casos se opta por períodos transitorios que se mueven entre los nueve y los doce meses. Gibraltar, eso sí, queda excluido. Ni una sola mención al Peñón. Al fin y al cabo, de sus relaciones exteriores es responsable un país que ya estará fuera de la órbita comunitaria.

CIUDADANÍA

Respeto a los emigrados. Se invita a los socios a dar «un enfoque generoso» a los derechos de los ciudadanos británicos en la UE, siempre que exista la misma correspondencia desde Londres. Se pide garantizar que ingleses, escoceses o galeses que vivan en países del club mantengan la misma condición de legalidad y se recuerda que todos los británicos ya están eximidos de visado para entrar en territorio comunitario. Esto último también supeditado a la reciprocidad. Respecto a las coberturas de la Seguridad Social se emplaza a cada Estado a «tomar las medidas que considere necesarias» para garantizar esa cobertura y «proteger los derechos adquiridos por los ciudadanos de los Veintisiete y los de Reino Unido que ejercieron (y ejerzan) su derecho a la libre circulación antes del 30 de marzo del 2019».

Servicios financieros

El grifo seguirá abierto. Se plantea un período transitorio «fijo y limitado» de doce meses para garantizar todo tipo de transacciones económicas. No hay cierre de grifo. En la misma línea se da igual margen (un año) para evitar interrupciones en los depósitos centrales para los operadores de la UE, que actualmente utilizan servicios del Reino Unido. Y el mismo calendario se propone para los contratos extrabursátiles.

TRANSPORTE

Ojo a las conexiones aéreas.

Se evitará la interrupción total del tráfico aéreo entre la UE y el Reino Unido mediante la aprobación de un reglamento que garantice temporalmente (12 meses) la prestación de determinados servicios entre los dos lados del Canal de La Mancha. También se extenderá la validez durante nueve meses más de determinadas licencias de seguridad de la aviación. Del mismo modo, se insta a crear un marco legal que permita a los operadores británicos mantener el flujo de camiones de transporte a la UE «siempre que el Reino Unido otorgue derechos equivalentes a los operadores europeos». No se hace mención expresa a las conexiones ferroviarias. Servicios como los trenes de alta velocidad de Eurostar, que unen Londres con París o Bruselas requerirán de una convalidación técnica. Porque los permisos ferroviarios expedidos por Gran Bretaña dejarían de ser válidos.

Aduanas

Controles exhaustivos. Se aplicarán a todas las mercancías que se mueven entre los dos márgenes. Se plantea una reglamentación que incluya los mares que rodean el Reino Unido con registros de movimientos de entrada y salida previos al acceso o abandono del territorio aduanero de la UE.

Cambio climático

Compartir información. Se suspenderá temporalmente para el Reino Unido la asignación gratuita de derechos de emisión, subasta e intercambio de créditos internacionales a partir del 1 de enero del 2019. Se posibilitará la asignación de una cuota anual adecuada a las empresas británicas para acceder al mercado de los Veintisiete con una validez que expirará el 31 de diciembre de 2020. Asimismo, se apostará por garantizar que la información de las empresas se comparte entre los dos mercados para permitir una correcta asignación de cuotas en el futuro.

LA FRONTERA DE IRLANDA

Seguir negociando. Se propone desarrollar un reglamento para continuar el programa Peace en Irlanda del Norte hasta finales del 2020. Con un brexit sin acuerdo, a partir de esa fecha la Comisión ya ha planteado como parte de sus propuestas para el próximo marco financiero plurianual, «continuar y fortalecer el apoyo transfronterizo para la paz y la reconciliación en los condados fronterizos de Irlanda e Irlanda del Norte».

Londres limitará la inmigración y pondrá salario mínimo

Al otro lado del canal, el Gobierno británico continúa con el objetivo de reducir la inmigración en el Reino Unido a menos de 100.000 personas al año, según Theresa May. Preguntada en la Cámara de los Comunes por la laborista Chris Elmore sobre si esa seguía siendo la intención de su Ejecutivo, la primera ministra contestó con un escueto «sí». La pregunta se produjo después de que el ministro del Interior británico, Sajid Javid, presentara el nuevo libro blanco del Gobierno sobre la inmigración posbrexit y afirmara que no incluye un «objetivo específico» sobre la reducción del número de extranjeros que entren en el país.

El titular de Interior sí afirmó que será «un sistema que reducirá la migración neta a unos niveles más sostenibles». «Si uno mira los actuales niveles de migración, los últimos datos muestran 273.000 personas anuales. Mucha gente está de acuerdo en que es una cifra muy alta», agregó antes de señalar que los nuevos objetivos estarán en vigor a partir del año 2021.

Pero las críticas por parte de la oposición no se hicieron esperar y la portavoz laborista de Interior, Diane Abbott, manifestó que el documento «no satisface la necesidad de certeza de los inmigrantes». El portavoz de Inmigración del Partido Nacionalista Escocés, Stuart C McDonald, aseveró que la propuesta del Gobierno hará a todos «más pobres, económica, socialmente y en términos de oportunidades». «No representa a una Gran Bretaña global, sino a un Gobierno que mira hacia dentro y sigue obsesionado con los objetivos de migración neta», añadió el independentista escocés.

Los empresarios, molestos

El director general de la Confederación de la Industria Británica, Josh Hardie, se sumó a las críticas: «Un nuevo sistema de inmigración debe tener la confianza de la gente y apoyar la economía. Esta propuesta no cumple ninguna de las dos tareas».

Hardie urgió a «cambiar la propuesta» y sugirió que cuando un nuevo sistema que funcione esté pactado, el Reino Unido debería «tener un tiempo de adaptación de al menos dos años para implementar los cambios».

Entre las medidas más comentadas figura la de rechazar el límite actual del número de trabajadores cualificados o una consulta sobre si la gente considera necesario un sueldo mínimo de 30.000 libras anuales (33.240 euros) para inmigrantes cualificados de cinco años de duración.

Además, el libro blanco abre la puerta a que los trabajadores poco cualificados puedan solicitar visados de corto plazo, de hasta un año de vigencia, y que los visitantes de la Unión Europea no necesitarán ningún visado.

Corbyn niega haber llamado estúpida a May

RITA Á. TUDELA

Corbyn reiteró que no dijo «mujer estúpida», condenó el lenguaje «misógino» y aseguró que se refirió en general a la «gente estúpida» que minimiza el problema del «brexit»

El revuelo de ayer en los Comunes no tuvo, esta vez, nada que ver con el brexit sino con un supuesto insulto de Jeremy Corbyn a Theresa May. El líder laborista negó haber llamado «mujer estúpida» a la premier, como le reprochó un diputado tory tras hacerse viral un vídeo en el que aparentemente murmura esas palabras, después de que May se burlara de él por la «pantomima» de su moción de censura contra ella.

 

Ante la prensa, Corbyn reiteró que no dijo «mujer estúpida», condenó el lenguaje «misógino» y aseguró que se refirió en general a la «gente estúpida» que minimiza el problema del brexit. Uno de sus portavoces negó a su vez el insulto, poniendo en duda el veredicto de algunos expertos en lectura de labios, que corroboraron el insulto. Otros diputados conservadores, como el ministro de Sanidad, Matt Hancock, tacharon a Corbyn de misógino y las bases laboristas instaron al Gobierno a dedicar menos tiempo a acusar a su líder y más a «acabar con la austeridad que arruina la vida de las mujeres en todo el país».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La UE se arma para un «brexit» sin acuerdo