¿Qué puede pasar tras la votación de la moción de censura contra Theresa May?

Estos son los escenarios posibles, si pierde y si gana


La moción de censura a la que se enfrentará este miércoles Theresa May amenaza con hacerla caer a poco menos de tres meses de la fecha prevista para el brexit. ¿Qué pasaría entonces con la salida británica de la Unión EuropeaEstos son los escenarios posibles: 

Que May pierda la votación

Elegir un nuevo líder. Si la primera ministra cae, arrancará la carrera por su sucesión. Los candidatos deben ser diputados conservadores y contar con el apoyo de al menos dos colegas. En sucesivas votaciones secretas, los diputados tories deberán ir eliminado al aspirante menos popular hasta que queden dos finalistas, dos nombres que se someterán a la aprobación del conjunto de miembros del Partido Conservador al término de una campaña por todo el país que puede durar varias semanas. Pero el proceso también puede ser rápido: May ganó en julio del 2016 sin necesidad de votación tras la retirada de su rival, Andrea Leadsom.

Renegociación con Bruselas. Entre los aspirantes figura un buen número de partidos afines al brexit y férreamente opuestos al acuerdo de May y Bruselas por considerar que mantiene al Reino Unido en las redes de la Unión Europea. El nuevo líder podrá decir negociar con los 27 un texto diferente, aunque esta perspectiva ha sido hasta ahora rechazada por Bruselas y los líderes de los países miembros: una nueva negociación podría suponer un aplazamiento de la fecha prevista para el divorcio, el 29 de marzo del 2019.

«Brexit» sin acuerdo. El escogido también podría decidir que el país salga del bloque sin un acuerdo. De la noche a la mañana, las relaciones económicas entre Reino Unido y la UE pasarían a estar regidas por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y deberían aplicarse de forma urgente una multitud de controles aduaneros y reglamentarios. Es un escenario temido por los medios económicos británicos; provocaría una caída de la libra y sumiría a las empresas en la incertidumbre. Este escenario podría generar desabastecimiento de medicamentos, provocar atascos monumentales en los puertos e impedir volar a los aviones de las aerolíneas británicas.

QUE MAY GANE LA VOTACIÓN

Ratificación parlamentaria. La primera ministra terminaría sus nuevos contactos con los Veintisiete en busca de garantías adicionales y sometería el acuerdo al parlamento. Tras anular la sesión de ratificación prevista para este martes, May anunció que la nueva votación se celebraría antes del 21 de enero. Reforzada por su victoria y ante el temor de un brexit sin acuerdo, tal vez logre el apoyo de una mayoría de diputados, lo que conduciría a una salida del Reino Unido tranquila, con un periodo de transición inicialmente previsto hasta finales del 2020, pero ampliable hasta el 2022. Si los diputados lo rechazan, el gobierno deberá anunciar en un plazo de 21 días qué piensa hacer.

Elecciones. El rechazo del acuerdo podría marcar el fin definitivo de May, que es probable que dimita si una mayoría aplastante tumba su texto. La otra opción sería la de convocar elecciones generales anticipadas. La oposición laborista podría asimismo lanzar una moción de censura contra el gobierno. Si tuviese éxito, esta conduciría a la formación de un nuevo ejecutivo en el plazo de dos semanas, o a la organización de nuevas elecciones legislativas, que es lo que desea el Partido Laborista.

Segundo referendo. La primera ministra siempre ha rechazado la idea de una segunda consulta popular sobre la cuestión, pero la idea ha ido ganando terreno en los últimos tiempos dada la fuerte resistencia con la que choca su plan de salida de la UE. Los laboristas advirtieron de que si no se convocan nuevas elecciones podrían posicionarse a favor de la convocatoria de un nuevo referendo sobre el brexit, sin embargo, aunque la opción contase con el apoyo de la cámara, su organización exigiría retrasar la fecha de una eventual salida. Nada garantiza que esta nueva consulta vaya a arrojar un resultado diferente a la de junio del 2016, cuando 5% de los británicos votó a favor de salir de la Unión Europea, pero la justicia europea dejó claro el lunes que si el Reino Unido decide dar marcha atrás, puedo hacerlo de forma unilateral hasta que no se haga efectiva su salida.

Theresa May, al borde del abismo

M. Ruiz

Llegó al poder con un aura de ambición y fortaleza pero dos años después se enfrenta a la censura interna de su propio partido

Fuerte, estable, segura, ambiciosa y pragmática. Así era vista Theresa May cuando, con 59 años, asumió al cargo de primera ministra británica en julio del 2016 tras la dimisión de David Cameron después de que el Reino Unido dijese «sí» al brexit en un referendo el 23 de junio de ese año. Una percepción que en poco más de dos años ha cambiado radicalmente. 

Partidaria del «remain», llegó a 10 de Downing Street de manera exprés como la guardiana de «la voluntad del pueblo» y con una gran patata caliente entre manos, la mayor quizás que ha tenido un líder político británico en los últimas décadas. Liderar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Un divorcio que, ya a priori, no se presentaba nada fácil. Y, ahora se ha comprobado, está siendo muy difícil. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Qué puede pasar tras la votación de la moción de censura contra Theresa May?