Europa desoye el «mayday» de Theresa

cristina porteiro / I. G. BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

ANNEGRET HILSE | reuters

Berlín, París, La Haya y Bruselas no acceden a renegociar el texto del «brexit»

12 dic 2018 . Actualizado a las 08:07 h.

La Haya, Berlín y Bruselas. Por las tres capitales transcurrió ayer la minigira emprendida por la primera ministra británica, Theresa May, para pedir auxilio a sus socios europeos. El acuerdo del brexit se hunde en Westminster y la premier necesita que los Veintisiete lancen un salvavidas urgentemente.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, la invitó al desayuno. Aparte de los cruasanes y las buenas palabras, poco más pudo ofrecer. La UE ha cerrado filas y nadie moverá las líneas. «Hemos alcanzado el único y mejor acuerdo posible. No hay margen alguno para renegociaciones», zanjó el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, antes de recibir en Bruselas a May.

La británica hizo antes una parada obligada en Berlín. Allí la esperaba la canciller Angela Merkel. La cita se atascó desde el principio. Las puertas del coche de May se bloquearon dejando a la tory atrapada durante 30 segundos eternos ante la mirada impertérrita de la líder germana y los flashes de la prensa. Una imagen que simboliza lo accidentado que está resultando este último tramo del brexit.