La UE cierra la puerta a renegociar con May

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Tusk convoca una cumbre el jueves, pero solo para ayudarla a salvar el acuerdo de divorcio

11 dic 2018 . Actualizado a las 12:32 h.

El brexit vuelve a encallar. Pero esta vez lo hace en Westminster. La primera ministra británica, Theresa May, se vio obligada ayer a pedir tiempo muerto y posponer sine die la votación prevista para hoy sobre el acuerdo de divorcio con la UE para evitar una derrota flagrante ante la falta de apoyos en el Parlamento, especialmente escandalosa dentro de su propio partido. El texto no convence a nadie y a la premier se le agotan las balas para exprimir su margen de maniobra antes de verse obligada a dimitir. En un intento desesperado por salvar el acuerdo, May convenció ayer a sus socios europeos para sentarse a la mesa y buscar vías para reflotar el brexit

¿Sigue May un patrón recurrente?

Sí. El anuncio significa que posterga de nuevo una decisión hasta el último momento y que recurre a su frecuente táctica de retrasar medidas que dividen a su partido intentando arrojar la presión sobre Europa en un intento de abrir fisuras en el bloque. Esta vez, sin embargo, ya no la cree nadie. La oposición despliega estrategias para derribarla. El laborista Jeremy Corbyn la criticó por pretender que será posible consultar de nuevo el mismo acuerdo al Parlamento. Y este fin de semana el exministro de Exteriores Boris Johnson recorrió los estudios de televisión fomentando la especulación de que también es posible que en el grupo parlamentario surja de nuevo un intento de poner fin al mandato de May. La sesión parlamentaria puede dar sorpresas adicionales. El presidente de la Cámara, Paul Bercow, invitó a los diputados a votar sobre el cambio de agenda y la cancelación del debate y de la votación. 

¿Aceptará la UE renegociar los términos?

No. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, accedió ayer a convocar una cumbre de emergencia pasado mañana. Eso sí, el polaco puso tierra de por medio y dio portazo a la posibilidad de reescribir los términos del divorcio. «No renegociaremos el acuerdo, incluida la red de seguridad para Irlanda, pero estamos listos para discutir sobre cómo facilitar la ratificación británica», deslizó. «Es el mejor y el único acuerdo posible, no renegociaremos. Nuestra posición no ha cambiado», confirmó la portavoz comunitaria, Mina Andreeva.