Ministros piden a May aplazar la votación sobre el «brexit»

Temen una derrota tan dura que obligaría a dimitir al Gobierno

S. Arroyo
LONDRES, Bruselas / COLPISA

Ministros del Gobierno de Theresa May le recomiendan que aplace el voto en la Cámara de los Comunes sobre el acuerdo de salida de la UE, porque la derrota puede ser tan rotunda que peligraría la misma supervivencia del Ejecutivo. Los portavoces de May rechazan tal posibilidad, mientras la líder se concentra en otra maniobras.

Las victorias de la oposición en tres votaciones en los Comunes esta semana han rondado los veinte votos de diferencia, pero no sirven como referencia, porque se dieron sobre cuestiones de procedimiento. El voto del martes será sobre los documentos del acuerdo y los cálculos sobre la estabilidad de May barajan otras cifras: 50, sobrevive; 100, submarino hundido.

La líder conservadora se ha embarcado en una estrategia de reducción del posible daño. Su estrategia mediática sugiere a los diputados conservadores aún maleables que está dispuesta a introducir ajustes en el procedimiento de puesta en marcha y de abandono del mecanismo irlandés para darles protagonismo.

El mecanismo para evitar controles fronterizos en Irlanda consiste en la creación de un área aduanera común del Reino Unido y la UE, a la que se superpone un área específica en Irlanda del Norte, sujeta además a reglas del mercado común. Resulta inaceptable a diputados que lo sienten como una quiebra de la unidad nacional. Y el Reino Unido no podrá abandonarlo sin el consentimiento de la UE.

Regalos

May les dice ahora que el Parlamento decidirá el momento en el que el Reino Unido se integra en ese mecanismo. Es un regalo de cuestionable generosidad en un viejo sistema de Gobierno con parlamentarismo vigoroso y la decisión no les provocará alegría: o prolongan la permanencia en la UE sin voto hasta que culmine la negociación de la relación futura o ingresan en el odiado mecanismo irlandés.

La primera ministra también estaría dispuesta a donar al Parlamento soberano el voto sobre cuándo abandonar la salvaguarda irlandesa. Las votaciones podrían ser anuales, pero serían meras expresiones de la predilección de la mayoría de diputados, porque el acuerdo, con fuerza legal tras su ratificación, exige una decisión compartida con Bruselas.

En la capital comunitaria, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) emitirá el lunes, con una inusual rapidez, la sentencia sobre si Reino Unido podría revocar de forma unilateral el Artículo 50 y dar así marcha atrás al proceso del brexit. Esto implica que veinticuatro horas antes de que el Parlamento británico vote tanto el acuerdo de salida como la declaración política de la relación futura, estará ya sobre la mesa un nuevo argumento que podría condicionar su decisión.

El procedimiento lo han impulsado varios diputados de los parlamentos escocés, británico y europeo, además de distintos estamentos judiciales, con el rechazo del propio Gobierno de May, y la oposición también de la Comisión Europea y el Consejo Europeo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ministros piden a May aplazar la votación sobre el «brexit»