Decenas de estudiantes franceses son obligados a arrodillarse tras ser detenidos

Los hechos, que han generado una gran polémica en Francia, ocurrieron junto a un centro educativo de la periferia de París


Redacción

Decenas de estudiantes fueron obligados a arrodillarse, la mayoría con las manos en la cabeza, después de ser detenidos por la policía junto a un centro educativo de la periferia de París. Unos hechos que han generado una gran polémica en Francia. De hecho, el ministro francés de Educación,  Jean-Michel Blanquer, ya ha anunciado una investigación.

En el vídeo que se ha viralizado a través de la redes sociales aparecen un total de 146 jóvenes de rodillas, vigilados por las fuerzas del orden que los habían detenido poco antes por haber participado supuestamente en altercados y protestas organizadas junto al liceo Jules Saint Exupéry en la ciudad de Mantes la Jolie, en la periferia de la capital francesa.

«La imagen es forzosamente chocante», admitió el ministro francés de Educación en una entrevista concedida hoy a la emisora France Inter. Pidió «cuidado» a la hora de interpretar esas imágenes y subrayó que «estamos en un clima de violencia excepcional». Contó, según informa Efe, que todo empezó con unos jóvenes ajenos al liceo, «profesionales de la violencia», que lograron arrastrar a algunos alumnos y quemaron papeleras, robaron bombonas de gas y atacaron a la policía que «trató de neutralizarlos».

«Ocurrieron cosas muy graves», indicó antes de añadir que la mayor parte de los arrestados han sido puestos en libertad rápidamente, mientras que algunos serán presentados ante el juez, y que se va a llevar a cabo una investigación administrativa.

Según los datos oficiales, que recoge Efe, ayer hubo unos 300 centros educativos perturbados por las protestas de los alumnos, de los cuales 80 fueron bloqueados. Se produjeron numerosos incidentes, lo que terminó con más de 700 detenciones.

Macron agita el miedo a una guerra civil

Fernando Iturribarria

Teme que radicales acudan a París «para destrozar y matar» tras dotarse de armas

En el palacio del Elíseo redoblan los tambores de guerra civil. Emmanuel Macron teme que un núcleo duro de miles de agitadores radicales acuda el sábado a París «para destrozar y matar», indicó un portavoz de presidencia. El primer ministro, Edouard Philippe, anunció en el Senado que más de 65.000 miembros de las fuerzas de seguridad serán movilizados en todo el país, unos «medios excepcionales». Una delegación de chalecos amarillos moderados ha pedido ser recibidos por el presidente porque «la insurrección está a las puertas de Francia y no queremos que haya muertos este fin de semana».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Decenas de estudiantes franceses son obligados a arrodillarse tras ser detenidos