Trump rinde homenaje al expresidente Bush en el Capitolio de Estados Unidos

El presidente se reencuentra con la familia y el club de exdirigentes que siempre ha criticado


Nueva York / corresponsal

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, rindieron homenaje al fallecido expresidente George H.W. Bush en el Capitolio, en Washington. Los Trump hicieron una breve visita a la Rotonda del Capitolio donde yace el féretro de Bush como parte de los actos de homenaje que durante cuatro días se harán en honor del 41° presidente estadounidense.

El punto culminante de las conmemoraciones será el miércoles, con un funeral de Estado en la Catedral Nacional de Washington, el primero para un presidente desde la muerte de Gerald Ford en 2006. Trump, que a menudo chocó con la familia Bush, declaró el miércoles día de luto nacional y avanzó su intención de acudir al funeral. «Desando estar con la familia Bush para presentar mis respetos al presidente George H.W. Bush», aseguró Trump el lunes.

El morbo está asegurado. El magnate se encontró con la familia Bush, con la que ha chocado hasta el punto de que el patriarca votó por Hillary Clinton en las elecciones presidenciales. También porque tendrá ocasión de encontrarse con «el club de los expresidentes» (Jimmy Carter, George W. Bush, Bill Clinton y Barack Obama), que han sido blanco de sus críticas. Al sepelio también acudirán dirigentes extranjeros como la canciller alemana, Angela Merkel, que quiere agradecerle así la campaña en favor de la reunificación de Alemania que hizo el fallecido.

George H. W. Bush pareció darse cuenta de que su final estaba cerca, según relató su mejor amigo y exsecretario de Estado James A. Baker a The New York Time. «¿A dónde vamos Jim?», preguntó a Baker en su casa de Houston. «Vamos al cielo», le contestó. «Ahí es donde quiero ir», dijo el expresidente. Sus últimas palabras fueron para su hijo George, al que dijo que le quería, relató su amigo.

Sully, el perro de servicio del expresidente George H. W. Bush en sus últimos meses, permanece tumbado junto al féretro en la capilla ardiente, instalada en Texas
Sully, el perro de servicio del expresidente George H. W. Bush en sus últimos meses, permanece tumbado junto al féretro en la capilla ardiente, instalada en Texas

La imagen más entrañable en la despedida de Bush la protagonizó su perro Sully. Un labrador de dos años que ayer viajó junto al féretro de su dueño en su último viaje a Washington D.C. «Misión cumplida», escribió el portavoz de Bush, Jim McGrath, junto a una foto de Sully. El labrador llegó a la vida del expresidente tras la muerte de su mujer Barbara y ahora se unirá a otros perros en un programa de ayuda a soldados heridos. «Por mucho que nuestra familia vaya a extrañar a este perro, nos reconforta saber que traerá la misma alegría a su nuevo hogar, Walter Reed», manifestó George W. Bush.

Cohen, a prisión

A pesar del luto que envuelve al país, Donald Trump no dudó en arremeter contra su exabogado Michael Cohen por colaborar en la investigación de la trama rusa. Así, defendió que Cohen debe ir a prisión porque no se merece ninguna medida de gracia por el hecho de haber cooperado con el fiscal especial Robert Mueller. Cohen espera conocer su sentencia el próximo día 12, tras haberse declarado culpable por mentir al Congreso y de un delito de financiación de campaña electoral en el que involucró a Trump. «Prepara sus mentiras para conseguir un acuerdo de reducción para sí mismo e implica a su esposa y cuñado. Ha mentido para ello y debería, en mi opinión, cumplir una pena completa», tuiteó Trump a través de su cuenta personal en Twitter.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Trump rinde homenaje al expresidente Bush en el Capitolio de Estados Unidos