El Gobierno francés cita a los chalecos amarillos tras consultar a la oposición

Se mantiene el apoyo popular a la protesta pese a la violencia y el daño a la economía


París / colpisa

El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha citado esta tarde a portavoces de los chalecos amarillos tras iniciar ayer una ronda de consultas con los partidos parlamentarios que debe conducir al anuncio de medidas para salir de la crisis más grave en el año y medio de mandato presidencial de Emmanuel Macron. En la jornada de apertura del diálogo, más de un centenar de liceos se sumaron a las protestas que causan ya escasez de combustible en las gasolineras de Bretaña y un elevado daño a la economía nacional. El movimiento de cariz insurreccional mantiene el apoyo masivo de un 72% de los franceses a pesar de los episodios de guerrilla urbana registrados el sábado en París y otras ciudades del país.

El más virulento estallido de violencia ciudadana desde Mayo del 68 ha trastocado la agenda política, institucional y diplomática en la cúspide del poder macronista. El presidente, que organizó por la tarde una reunión ministerial de urgencia en el Elíseo, aplazó su viaje oficial de mañana a Serbia y anuló la reunión de trabajo de hoy con asociaciones de cargos políticos locales. También fue cancelado el discurso que iba a pronunciar esta tarde el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en la Asamblea Nacional para permitir una sesión extraordinaria de control al Gobierno.

Philippe también se vio forzado a suspender su desplazamiento a Polonia con motivo de la cumbre climática COP24 para recibir a instancias de Macron a una treintena de líderes políticos de todo el arco parlamentario. La moratoria de la nueva subida en enero de la fiscalidad ecológica sobre los carburantes fósiles, caballo de batalla inicial de los chalecos amarillos, fue la reivindicación coincidente de la oposición.

«Si Macron no quiere ser el primer presidente en medio siglo que haga que se dispare a los franceses, hace falta que las soluciones sean importantes, audibles e inmediatas», advirtió la ultraderechista Marine Le Pen al término de la reunión con Philippe. Por su parte, el líder de los socialistas, Olivier Faure, amenazó con sumarse a la moción de censura anunciada por los comunistas y la izquierda radical si no se suspende el previsto incremento de las tasas a las gasolinas y el diésel. La iniciativa requiere la firma de 58 diputados. La Francia Insumisa (17 escaños) y el Partido Comunista (16) suman 33. El grupo socialista reúne a 29.

El Gobierno va a proponer la celebración de un debate mañana en la Asamblea Nacional y el jueves en el Senado acerca de las soluciones políticas para apaciguar la crisis cuando se multiplican las convocatorias en las redes sociales a una nueva movilización general el próximo sábado. La secretaria de Estado para la Defensa, Geneviève Darrieussecq, juzgó que no se debe recurrir al Ejército pues «es utilizado en la lucha contra el terrorismo y protege a los franceses contra las amenazas exteriores», desués de que varios sindicatos policiales hubieran pedido la movilización de los militares en la protección estática de los centros neurálgicos del poder para liberar así los antidisturbios.

Muerte en Marsella

Ayer trascendió la muerte el domingo durante una operación quirúrgica de una mujer de 80 años que la víspera había resultado herida en la cara por una granada lacrimógena cuando cerraba las contraventanas de su piso en Marsella en pleno fragor de los altercados con la policía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Gobierno francés cita a los chalecos amarillos tras consultar a la oposición