Paul Manafort viola el acuerdo con la fiscalía por mentir sobre el Rusiagate

adriana rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Jonathan Ernst

El exjefe de la campaña de Trump mantuvo varios encuentros secretos con Assange

28 nov 2018 . Actualizado a las 08:07 h.

El exjefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, ha vuelto a ser foco de atención en la investigación de la trama rusa popularmente conocida como Rusiagate. El fiscal especial, Robert Mueller, lo ha acusado de mentir en repetidas ocasiones, violando así el acuerdo de reducción de condena que firmó hace dos meses. Según un documento judicial del equipo que investiga los vínculos de la campaña de Trump con Rusia, Manafort cometió «crímenes federales» tras mentir a los investigadores una y otra vez y «sobre una variedad de temas» a pesar de haber acordado cooperar con la justicia y «decir solo la verdad».

La defensa negó las acusaciones y aseguró que su cliente «solo dio información verdadera». De demostrarse que Manafort mintió, podría quedar invalidado el tiempo máximo de diez años de cárcel que pactó a cambio de aceptar su culpabilidad por cargos de obstrucción a la justicia, conspiración, e ingresar en una prisión de Virginia el pasado mes de junio. Es decir, que de anularse, su condena podría dispararse y superar los sesenta años de prisión. Manafort tiene dos casos abiertos: uno en Alexandria (Virginia), visto para sentencia el próximo 8 de febrero, y un segundo en Washington (Distrito de Columbia).

El exjefe de campaña de Trump se reunió nueve veces con el equipo de Mueller y se le consideraba uno de los colaboradores estrella de la trama, que además de investigar los lazos entre el entorno de Trump y el Kremlin, también investiga una posible obstrucción a la justicia del magnate.